Inicio-Cirugía plástica-Últimos avances en liposucción

La grasa submentoniana (vulgarmente llamada papada) se acumula bajo la barbilla y ofrece un aspecto de doble mentón. Se manifiesta indistintamente en hombres y mujeres. En general, aparece cuando se aumenta el peso corporal o a causa del envejecimiento. Al estar en un lugar tan visible, suele minar la autoconfianza de la persona y hacerla sentir insegura con respecto a su aspecto físico.

En algunos casos esta grasa no desaparece con ejercicio o dieta, y se mantiene alojada aunque la persona pierda peso. Por eso es tan importante conocer las alternativas que ofrecemos en Institut Vila-Rovira para las personas que se esfuerzan por tener un estilo de vida saludable pero no obtienen los resultados esperados.

Desde que apareció la liposucción como técnica revolucionaria, en la década de los 80, ha llovido mucho. En estas tres décadas se ha buscado el perfeccionamiento, aprendizaje y corrección de errores.

Hoy día nuestro trabajo se asemeja mucho más al trabajo de un escultor: no limitarse a succionar la grasa sobrante, sino modelar el contorno corporal.

En este artículo te explicamos algunas novedades que han surgido en los últimos años.

Liposucción

Es la cirugía clásica, destinada a eliminar acúmulos de grasa sobrantes en áreas localizadas del cuerpo, por medio de la aspiración. Se introducen unas cánulas finas y se succiona, moldeando la figura y el contorno.

Es un tratamiento efectivo y permanente porque se extraen las células grasas, y el cuerpo deja de reproducir nuevas células al acabar la pubertad.

Vibroliposucción

Esta es una variante de la Liposucción, en la que se añade vibración a las cánulas para tener un resultado mucho más satisfactorio.

Lipo Láser

En esta técnica estamos asistidos por un láser, que utilizamos generar la lipólisis de grasa localizada (convertir los lípidos -reserva energética- en ácidos grasos). Posteriormente, se elimina la grasa localizada por liposucción, con resultados muy satisfactorios.

Ultracavitación

La ultracavitación no es liposucción ni una intervención quirúrgica, sino una técnica para tratar la grasa acumulada. El sistema utiliza las ondas ultrasónicas para “romper” las células grasas, volviéndose “líquidas”, para facilitar que se elimine la grasa por la orina.

Aqualix

Este es otro tratamiento para tratar la grasa, pero tampoco es cirugía. Aqualix es un producto sintético que se infiltra en la grasa localizada. Similar en el objetivo a la ultracavitación, el producto “licua” los adipocitos, para que el propio paciente los elimine a través de la orina.

Y es que al trabajar con tejidos vivoscada cuerpo es diferente. Nuestra disciplina no es una ciencia exacta, en la que 2 y 2 siempre son 4. Por ejemplo, aspecto como el tipo de piel (grasa, seca, frágil), la raza o el color pueden influir en los resultados.

Tampoco es lo mismo, ni se puede tratar igual, la lipodistrofia, la celulitis, la flacidez o la obesidad. Aunque la cirugía y el tratamiento de una patología puede influir en la mejora de las otras, realmente son cosas diferentes que necesitan ser abordadas individualmente.

Además, todas estas cirugías se pueden hacer solas o en combinación con otras (lifting corporal, abdominoplastia, etc.). Y, por supuesto, sin olvidar recomendaciones de buenos hábitos de ejercicio físico y alimentación.

Aclarando términos

Antes te hablábamos de la lipodistrofia, la celulitis, la flacidez y la obesidad… Por si no tienes clara la diferencia entre estos términos, aquí te incluimos una pequeña explicación.

Lipodistrofia

Son acúmulos de grasa que el cuerpo utiliza como reserva energética, generalmente localizados en abdomen, cintura, “cartucheras”, muslos o rodillas. Cuando esa grasa es excesiva, lo que conocemos generalmente como “grasa localizada”, estamos ante la lipodistrofia.

Celulitis

Conocida como “piel de naranja”, la celulitis es un trastorno en la estructura de la hipodermis (capa más profunda de la piel), pero no tiene nada que ver con la “grasa localizada”. De hecho, una persona puede tener celulitis sin tener exceso de grasa, y viceversa.

Flacidez

La flacidez corporal es el exceso de piel en una zona del cuerpo: por embarazo, por cambios bruscos en el peso, o sencillamente por el envejecimiento cutáneo. Ante la flacidez, una liposucción sería poco indicada (a no ser que se acompañe de un lifting), puesto que haría más evidente el problema.

Obesidad

La obesidad es una enfermedad crónica y multifactorial, que debe ser también abordada desde muchos ángulos (dieta, ejercicio, cambio de hábitos, etc.). Según la OMS, se define obesidad cuando el IMC de la persona supera los 30 kg/m2 (calcula tu IMC aquí).

Por cierto… ¿Quieres saber qué hacemos con la grasa que extraemos? Léelo aquí.