Inicio-Cirugía estética-Soluciones para el pecho caído

El pecho caído o flácido no es del gusto de ninguna mujer. Diferentes circunstancias pueden llevar a encontrarse ante esta situación, que tiene solución definitiva.

Cómo se llega a tener un pecho caído

Son varios los factores que pueden llevar a tener el pecho caído. En primer lugar, el paso de tiempo y el efecto de la gravedad son determinantes. También un exceso de volumen o haber sufrido un proceso de adelgazamiento brusco.

Es habitual además que el pecho cambie tras haber sido madre. Las variaciones de volumen durante la gestación y la lactancia provocan la distensión de la piel y de los ligamentos que sujetan el pecho que, como resultado, desciende, parece vacío o ambas cosas a la vez.

Cirugía para pecho caído Barcelona

Corrige el pecho caído con mastopexia

La solución para elevar el pecho caído, corregir la flacidez y/o remodelarlo es la cirugía plástica. Este técnica quirúrgica se llama mastopexia y consigue recuperar la belleza del pecho, su firmeza, estética armónica y proporcionada, levantarlo e incluso, si se desea, aumentar o disminuir su volumen original.

La mastopexia también puede ser útil en los casos en los que existe asimetría mamaria.

Así es la intervención

Cuando una paciente acude a nuestras consultas para informarse sobre mastopexia, siempre se realiza un examen individual de su caso, porque existen diferentes técnicas, según el grado de caída del pecho que exista, leve, moderado o severo.

En función del tipo de técnica que se aplique, las cicatrices serán diferentes. 

  • Alrededor de la areola. La incisión se hace en forma de círculo alrededor de la areola, de modo que la cicatriz queda casi imperceptible. Es posible cuando la caída del pecho es poca.
  • Debajo de la areola. La cicatriz queda en una línea vertical que va desde la areola al surco mamario. Es la más frecuente y la que se aplica en casos de caída moderada.
  • En forma de T invertida. En realidad son dos cicatrices, una que va en vertical desde la areola al surco mamario y otra que va en horizontal a lo largo del surco mamario. Es la que queda por la ejecución de una técnica para elevar un pecho muy caído.

En función de la caída, de la flacidez del pecho y de la calidad de la piel, el cirujano decide en cada caso cuál es la técnica más indicada. 

En ocasiones, la mastopexia lleva aparejada la implantación de una prótesis, bien en casos en los que se desea más talla, bien en casos en los que la anatomía de la paciente lo requiere, para un resultado más estético, para rellenar los polos superiores de la mama.

La operación para levantar un pecho caído puede efectuarse con anestesia general o anestesia local acompañada de sedación.

Recuperación de una mastopexia

La intervención dura entre dos y tres horas, y la recuperación es muy rápida. Lo habitual es que la paciente pase una noche en el hospital y al día siguiente ya pueda volver a casa. 

Durante los primeros días, la paciente lleva un vendaje que enseguida se sustituye por un sujetador específico, que tiene que utilizar durante unas cuantas semanas.

Existen tres tipos de cicatrices, en función de la técnica que se utilice, según la caída de la mama

Durante los primeros días la paciente sentirá algo de dolor, que se controla con medicación, y poco a poco pasarán a ser molestias. También es habitual apreciar sensación de tensión. 

El material de sutura es reabsorbible, por lo que no es necesario quitar los puntos. La inflamación irá disminuyendo. En 48-72 horas la mejora es muy significativa. En todo caso se recomienda llevar una vida tranquila durante los primeros días. La posibilidad de volver al trabajo o a realizar las actividades normales es diferente en cada paciente, en función del tipo de ocupaciones que tenga. Lo ideal es evitar esfuerzos durante 10-15 días y evitar levantar peso (ni coger a un niño, ni cargar bolsas de la compra, etc.).

Para hacer deporte, habrá que esperar a la recomendación del médico, pero habitualmente conviene esperar un mes o mes y medio, y luego seguir una reincorporación paulatina.

Todo ello lo irás viendo en las revisiones con el especialista.

El lipofilling 

En ocasiones, en la mastopexia se puede hacer combinada con lipofilling, es decir, con relleno de grasa autóloga (de la propia paciente), lo que evita cualquier tipo de rechazo. Esta técnica permite dar volumen y rellenar. Puede aplicarse en mujeres en quienes no están indicadas las prótesis (porque hay más riesgo de caída) y como técnica complementaria junto al uso de prótesis.

La grasa se obtiene de zonas como las pistoleras o el vientre de la paciente.

Pecho escultural mastopexia Barcelona

Lo más importante es que escuches los consejos del cirujano, para decidir qué pasos a seguir en tu caso particular para corregir un problema de pecho caído. Pídenos cita sin compromiso.

Contacto