Inicio-Cirugía plástica-Ayer, hoy y mañana de la liposucción

Ya hace más de 30 años que se inventó y desarrolló la liposucción, una técnica que representó una revolución en el mundo de la Cirugía Plástica y Estética. Miles y miles de personas, mujeres principalmente pero también hombres, se han sometido desde entonces a este tratamiento para mejorar la forma de su cuerpo.

¿Cómo fueron sus orígenes? ¿En qué lugar se encuentra hoy? ¿Y hacia dónde apunta el futuro?

Liposucción: Ayer

En la primera década de la utilización de la liposucción, lo más novedoso fue que se hizo posible extraer grasa en las zonas del cuerpo donde se acumulaba de forma exagerada y deformante. Flancos, caderas, rodillas y abdomen fueron las zonas inicialmente más solicitadas para liposuccionar.

Poco a poco se fueron ampliando sus indicaciones a casi todas las áreas del cuerpo, realizando liposucciones en zonas como papada, cara interna, anterior y posterior de muslos, piernas, tobillos, brazos, espalda y glúteos y pubis.

La evolución fue muy ruidosa: todos y todas querían hacerse una liposucción. Los cirujanos, por su parte, eliminaban la grasa a todo aquel que lo solicitaba.

Es honrado reconocer que con el aumento del número de liposucciones en todo el mundo aparecieron los primeros errores, algunos de ellos muy graves, ocasionados por ignorar los límites de la liposucción: exceso de extracción de grasa, extracción de sangre junto con la grasa e irregularidades en la piel por utilizar cánulas de un centímetro de diámetro y técnicas inadecuadas.

Pero rápidamente, la liposucción evolucionaba en todo el mundo. Y una de los grandes avances vino con la reducción del calibre de las cánulas, que pasó de 1 centímetro a 3 milímetros, y con la utilización de lipoaspiradores.

La experiencia ofreció, sobre todo, conocimiento de lo que NO se debía de hacer y en qué pacientes NO estaba indicada una liposucción, principalmente en personas obesas de más de 100 kg de peso y con IMC (Índice de Masa Corporal) muy elevado.

Liposucción: Hoy

En estos últimos 10 años el dominio de la técnica ha alcanzado niveles muy elevados, y actualmente es una de las operaciones que más se realiza en la Especialidad de Cirugía Plástica.

La liposucción ha evolucionado hasta convertirse en lipoescultura, el nombre que ha adoptado por comparación con el trabajo de esculpir, tal como realizan los artistas.

Hoy es una técnica muy segura y fácil en manos de un buen cirujano, que tiene claros los conceptos sobre el tipo de piel del paciente, sobre lo que se puede conseguir y mejorar, y sobre cuántas liposucciones serán necesarias.

Actualmente se combina la liposucción con otras operaciones de cirugía plástico-estética técnicas, tanto en cirugía estética facial, cirugía estética corporal, cirugía mamaria y cirugía abdominal. Zonas como las piernas, los glúteos, los genitales y la espalda muchas veces requieren liposucción complementaria.

El método de liposucción se ha perfeccionado y actualmente los resultados son excelentes. Tanto las pequeñas lipoesculturas como la liposucción en combinación con otras técnicas, son práctica diaria y habitual.

También el campo de la anestesia se ha perfeccionado. Muchas operaciones de liposucción pueden ser realizadas ambulatoriamente, lo que permite al paciente incorporarse rápidamente al trabajo.

Las Clínicas y Hospitales han mejorado mucho la tecnología y permiten al paciente operarse con la máxima seguridad. Hoy día, la infección u otras complicaciones son prácticamente inexistentes, lo que da mucha confianza al paciente al elegir ésta técnica.

El prestigio de la liposucción es mundial y existe mucha información al respecto. Se ha popularizado de tal manera que ya casi nadie duda de la bondad de la técnica.

Liposucción: Mañana

Ahora que la técnica ha alcanzado niveles de excelencia, la apuesta de futuro es la utilización de la grasa extraída, sus factores de crecimiento y las células madre, con el fin de regenerar el cuerpo y rejuvenecerlo.

El lipofilling, el reciclado de la grasa extraída para rellenar y remodelar otras partes del cuerpo, ha sido en los últimos años una gran novedad en la que se continúa investigando. En este aspecto, lo más novedoso es la microcirugía usando la grasa.

Microfat es una técnica que utiliza la grasa y los adipocitos de forma diminuta, o sea con cánulas de infiltración de menos de 1 mm., para rellenar y rejuvenecer cara, manos y escote.

SNIF es una técnica que consiste en usar la grasa para eliminar las arrugas.

Nanofat es la técnica en la que se usa la emulsión de la grasa para mejorar dermis y epidermis de zonas envejecidas, como el escote, la cara y el cuello.