Inicio-Cirugía plástica-Lifting facial, el rejuvenececimiento definitivo de tu rostro

El lifting facial (lifting de cara) o cérvico-facial (lifting de cara y cuello) es un procedimiento quirúrgico en el que la piel y las musculatura se “estiran”, por así decirlo, para mejorar la firmeza, la apariencia y conseguir que luzca con menos arrugas. El resultado es un aspecto más joven.

Además esta intervención se puede complementar con otros procedimientos quirúrgicos y médicos -como son la cirugía de párpados, el Botox® o los rellenos de mentón y/o pómulos-, para dotar al rostro de una nueva juventud.

El candidato perfecto para realizar un lifting facial

En general, el paciente al que se le plantea un lifting es aquel que presenta flacidez y arruguitas en el rostro, ante los cuales la medicina estética encuentra límites.

Como siempre ocurre en cirugía estética, el objetivo de la intervención es rejuvenecer el rostro buscando un resultado natural y respetando la naturaleza propia de la persona.

Por este motivo, hay ciertos factores sobre las características del paciente que el cirujano deberá tener en cuenta para asegurar el éxito tras un lifting facial. Entre ellos destacan los siguientes:

  • Tener una piel flexible. La piel elástica consigue mejores resultados y se recupera mucho más rápidamente.
  • Tener una estructura facial definida. La piel se ve mucho más tonificada y sin arrugas en aquellos rostros con rasgos muy definidos.
  • Tener piel “suelta” en el rostro. Para realizar el estiramiento el paciente debe tener piel flácida.
  • No tener problemas de cicatrización.

Por lo demás, las cicatrices se esconden detrás de los repliegues de las orejas y tras la línea del cuero cabelludo, por lo que es una intervención totalmente discreta. Existen diferentes tipos de lifting, pero por norma general no debe repetirse el procedimiento hasta pasados 5 o 10 años.

¿Cómo es el proceso de recuperación tras el lifting facial?

Depende de cada paciente y del tipo de intervención realizada, pero normalmente los hematomas que aparecen después de la intervención desaparecen en 7-10 días. Pasados 15 días de la intervención se pueden retomar las actividades habituales, a excepción del ejercicio físico que debe aplazarse hasta pasados 2 meses.

Por lo demás, algunas recomendaciones generales a seguir tras una intervención son:

  • Cambiarse los vendajes según lo indicado por el doctor.
  • Darle el cuidado adecuado a los tubos de drenaje.
  • Colocar toallas frías en la zona de los párpados y en los ojos.
  • Evitar mojar las vendas y el rostro en general.
  • Evitar el uso del maquillaje las semanas siguientes.
  • Evitar usar piscinas, jacuzzis o baños de vapor.
  • Evitar tanto bebidas alcohólicas como medicamentos que indique el doctor.
  • Evitar durante esas semanas la realización de ejercicio y deporte, todo aquello que requiera un esfuerzo físico.
Un postoperatorio más rápido y benigno con la Fríoterapia

En Institut Vila-Rovira recomendamos siempre a nuestros pacientes utilizar una unidad de Fríoterapia en su domicilio después de la operación. Este un tratamiento isotérmico que potencia la recuperación, rebaja la inflamación y reduce el dolor durante las 72 horas siguientes a la intervención, acortando el postoperatorio.

Puede leer sobre este tratamiento haciendo clic aquí.

Siguiendo nuestros consejos y pautas, seguro que la recuperación de su lifting fácil será óptima y disfrutará de su nuevo aspecto más firme y joven. En Institut Vila-Rovira trabajamos para poder hacer realidad sus objetivos.