Inicio-Cirugía plástica-Cirugía estética antes de vacaciones: ¿Se puede?

La llegada del verano y las vacaciones nos alerta sobre la necesidad de mejorar nuestra figura, y aunque durante el año hayamos controlado la dieta e incrementado nuestros hábitos de ejercicio físico, muchas veces nos encontramos con partes de nuestro cuerpo que no nos satisfacen, como un pecho pequeño para nuestras proporciones o acumulaciones de grasa que rompen la armonía de nuestro cuerpo. Por suerte, la cirugía estética es un recurso válido para corregir estas imperfecciones y realzar nuestro físico de forma segura y sin renunciar a nuestra identidad.

Pero con las vacaciones a la vuelta de la esquina puede que te preguntes: ¿Es cierta la opinión general de que en verano es contraproducente someterse a este tipo de intervenciones? Descubrámoslo.

¿Cómo conjugan verano y cirugía estética?

Pese a que muchas veces se recomienda aprovechar el invierno para someterse a ciertas intervenciones (nosotros mismos lo hemos recomendado en muchas ocasiones), la realidad es que NO existe contraindicación médica al respecto ni riesgo de merma en los resultados por realizarlo en los meses de calor.

De hecho, operaciones como la abdominoplastia, el aumento de pecho o rinoplastia requieren algunas semanas de recuperación y en el caso de muchos pacientes la temporada de vacaciones resulta idónea para afrontarlo de forma relajada.

En verano, aprovechando las vacaciones dispondremos de más tiempo y de una mejor actitud para cuidarnos, sin necesidad de recurrir a bajas laborales ni tener que ofrecer explicaciones a terceros. Simplemente, nos ausentaremos por las vacaciones y a nuestro retorno mostraremos nuestra mejor versión.

Por ejemplo, el verano es una estación 100% compatible con una operación para aumento de pecho. El postoperatorio será más liviano ya que la ropa es más ligera, y la cicatriz, que por lo general se encuentra alrededor de la areola o bajo la mama, será sencilla de proteger de la radiación solar durante las semanas de recuperación.

Por contra, la liposucción o la abdominoplastia son intervenciones que deben completarse con fajas de compresión durante unas 4 semanas. En principio, esto es menos cómodo en verano, pero con el uso del aire acondicionado realmente hoy día no supone un problema insalvable.

Precauciones tras la intervención

Como norma general, en una intervención de cirugía estética en verano, solamente debemos seguir las recomendaciones que paute nuestro equipo médico para el postoperatorio, además de prestar especial atención a:

  • Proteger la zona de la exposición solar, a fin de favorecer la absorción de los hematomas y prevenir la pigmentación de la cicatriz.
  • Evitar el sudor, para evitar que la piel se macere y la herida se inflame.

Recomendaciones, ambas, fáciles de llevar a la práctica y que contribuirán al éxito de los resultados. Si para ti el verano es el mejor momento del año para pasar a la acción, no lo dudes.

Contacto