Inicio-Cirugía plástica-Blefaroplastia: realidades y mitos

blefaroplastia mitos

Nuestra clínica de cirugía plástica y estética Institut Vila-Rovira se halla especializada en diferentes tipos de intervenciones faciales y corporales. Una de las más demandadas es la blefaroplastia o cirugía de los párpados, consistente en la eliminación de piel, grasa o músculo sobrante en la zona ocular.

A pesar de tratarse de una operación relativamente frecuente y sencilla, con un postoperatorio sin complicaciones, no faltan las falsas creencias alrededor de ella. Los repasamos para aclarar conceptos:

Realidades y mitos sobre la cirugía de los párpados

La blefaroplastia elimina las patas de gallo

NO, esta operación no elimina las patas de gallo. No obstante, puede aprovecharse la ocasión para también trabajar esta parte, tomando los pliegues naturales de la piel como guías para la incisión.

La cirugía de los párpados cambia la forma de los ojos

Otro rotundo NO. Es un falso mito, siempre y cuando nos pongamos en manos de un equipo médico de experiencia.

Con la blefaroplastia se eliminan las bolsas y las ojeras

SÍ y NO, respectivamente. En la cirugía de los párpados se extraen las bolsas de grasa de la zona ocular, pero no trata en ningún caso las ojeras. Existen tratamientos específicos para mejorar su aspecto, como el lipofilling.

La cirugía de los párpados es una de las operaciones estéticas más frecuentes

Un rotundo SÍ a esta afirmación. Debido a que puede realizarse con coste económico reducido, a que tiene un postoperatorio rápido y a que consigue unos resultados verdaderamente naturales, es una tratamiento que genera muchas consultas.

El postoperatorio de una operación en la zona ocular tiene que ser por fuerza doloroso y delicado

Podemos responder con seguridad que NO. Se puede retomar la actividad laboral en una semana aproximadamente, y otras actividades más enérgicas (como hacer deporte) en un mes. Asimismo, basta con simples analgésicos para posibles dolores o molestias. Además, si se opta por la vía transconjuntival, ni siquiera se necesita sutura, por lo que la recuperación es rápida y no deja cicatriz.

Contacto