El injerto de pelo es el tratamiento definitivo contra los problemas de alopecia. Muchos de los pacientes que acuden a la Clínica del Instituto Vila-Rovira vienen decididos a acabar con su calvicie de una vez por todas y se interesan por el implante capilar. Sin embargo existe una alternativa que no sólo sirve como complemento al trasplante de pelo.Se trata de la micropigmentación capilar.

¿Por qué micropigmentación?

La micropigmentación capilar es un tratamiento innovador que simula la apariencia de un corte de pelo afeitado. Mediante la inyección de pigmentos naturales, y con una tonalidad similar al cabello original, ofrece al paciente la imagen de un pelo rasurado que está en proceso de crecimiento. Todo esto se consigue gracias a un efecto óptico.

Este tratamiento contra los tipos de alopecia sirve como complemento al injerto de pelo, llegando a proporcionar una imagen de mayor densidad de cabello. Pero también son la alternativa más indicada para pacientes que aún sufriendo una pérdida de pelo irreversible no son aptos para someterse a la cirugía por riesgo a reacciones alérgicas o bien por el riesgo de lesionar el cabello existente en el área. En nuestra clínica capilar podemos examinar tu caso de forma individualizada para comprobar si la micropigmentación capilar es el tratamiento que más se adecua a tus necesidades

¿Cómo es el tratamiento?

El proceso de micropigmentación capilar es sencillo y rápido. Por un lado porque se trata de un tratamiento ambulatorio, es decir, no requiere de hospitalización y el paciente puede mantener su vida cotidiana una vez salga de la clínica estética.

Por otro lado, dependiendo de la extensión a tratar, la sesión puede durar entre una hora y media a tres horas. Además, el tratamiento no causa dolores. Es cierto que puede originar molestias pero nuestros especialistas emplean microagujas y pigmentos que minimizan la sensación.

El primer paso de la micropigmentación capilar es el contacto con nuestros especialistas. Tras una conversación gratuita y sin compromiso, se acuerda el diseño y la densidad de los pigmentos a repartir por la zona a tratar, y precisamente con qué pigmentos y su tonalidad. Este paso es importante porque define la naturalidad que va a garantizar el éxito del tratamiento capilar.

Una vez preparado el diseño y los pigmentos a utilizar, los especialistas de nuestra clínica capilar proceden a implantarlos a una profundidad entre 0,25 y 1,75 milímetros, remarcando la línea frontal del nacimiento del pelo. Dependiendo del caso este tratamiento podría tener varias sesiones, otra pasado un mes para intensificar el color y la forma que la simulación del cabello  sea lo más perfecta posible. Es conveniente que después se practique una nueva sesión para repasar los puntos y reforzar la sombra.

Qué ocurre después.

Una vez finalizado el proceso de micropigmentación capilar contra la calvicie, los resultados se prolongaran durante un largo espacio de tiempo. Estamos hablando de una media de dos años, aunque hay casos en los que ha permanecido durante cinco años. Los pigmentos capilares son bio-asorbidos por el sistema inmune. Es aconsejable que cuando el paciente note que se pierde tonalidad o uniformidad regrese a la Clínica del Dr. Vila-Rovira para restaurar los micropigmentos.

Da el paso definitivo.

Este tratamiento capilar contra la alopecia no es definitivo, como vemos, ya que su finalidad es estética. Si deseas un resultado permanente, nuestro profesional médico comprobará si un injerto de pelo se adapta mejor a tus necesidades.Llámanos al 932 417 888 o pide tu cita online en Instituto Vila-Rovira.