Mientras que para unos las canas dan una imagen atractiva y de persona experimentada, para otros sin embargo es sinónimo de vejez. Es cierto que la canicie, como se le llama a la aparición de cabellos blancos, tiene una estrecha vinculación al proceso de envejecimiento. Pero existen otras causas que desencadenan esta circunstancia capilar. Conociéndolas podemos saber si es posible evitar las canas o de qué manera podemos convivir con ellas.

Aparición y desaparición de melanina.

Curiosamente todos nacemos con el cabello blanco, sólo que después el pelo toma color debido a la melanina, sea de color oscuro (eumelanina) o claro (feomelanina). La combinación de un tono y otro da lugar a la diferente gama de colores con la que nuestro cabello se va desarrollando. Responsables de esta acción son los melanocitos, unas células localizadas en los folículos pilosos que propagan esa melanina.

Con el paso de la edad (y en algunos casos no hay que esperar a los 20 años), esa melanina se va perdiendo y aparecen los primeros cabellos canos. Esto es debido a la disminución de la enzima MSR, la cual neutraliza el peróxido de hidrógeno generado durante nuestro metabolismo. Su acción inhabilita otra enzima, la tirosinasa, que es la que produce la melanina. Esta reacción en cadena hace que los pelos que crezcan a partir de entonces sean canos.

Tipos de canas.

Las canas en el cabello se relacionan con la edad y con la raza étnica. Comúnmente existen cuatro tipos de canicie.

Canicie fisiológica

Es la que responde al envejecimiento natural. Suele aparecer inicialmente en las sienes para luego irse extendiendo hacia la parte posterior de la cabeza hasta completar el resto del cabello.

Poliosis

Asociado también a los genes, en este caso las canas aparecen de forma localizada. Hablamos de mechones o manchas en el cabello, en cejas y en pestañas.

Canicie prematura

En efecto las canas pueden hacer acto de presencia antes de los 20 años, si hablamos de la raza caucásica, o antes de los 30 en personas de tez oscura natural.

Canicie anular

En este caso las canas pueden aparecer de manera discontinua a lo largo del cuero cabelludo.

Causas del cabello blanco.

Como ya habíamos dicho, las canas aparecen habitualmente por factores genéticos. Si nos observamos a nuestros padres y vemos la evolución del cabello blanco en ellos, sabremos cuál va a ser nuestro futuro. Sin embargo la herencia no es la única causa que produce la canicie. El estrés es otro de los males comunes vinculados a esta circunstancia, ya que las situaciones de tensión emocional afectan al funcionamiento de nuestro metabolismo. Estos cambios hormonales inciden en la producción de la melanina.

Ciertas enfermedades, como el hipotiroidismo o la anemia, también suelen estar asociadas a la canicie. Hemos visto en anteriores artículos que la alimentación afecta incluso a la calvicie, pero también a la aparición de canas. Y es que la carencia de vitamina B (especialmente la B5 o ácido pantoténico) propicia el cabello blanco, especialmente en personas jóvenes. Por otro lado, el consumo de tabaco y alcohol en exceso, el poco cuidado del cabello, así como el abuso del agua caliente y del secador pueden conducir a la canicie.

Más allá del pelo cano.

El cabello cano no se puede evitar salvo que complementes la alimentación con antioxidantes (hierro, zinc o cobre) y con vitaminas B1 y B2 que contrarresten los efectos del peróxido de hidrógeno, y no en todos los casos. Teñir el pelo cano es una opción muy recurrida. Si no, lucir canas con orgullo se presenta como una alternativa nada descartable. En cambio, si tus problemas capilares van más allá de las canas y detectas pérdida de pelo, te recomendamos acudir a nuestra Clínica del Instituto Vila-Rovira. Pide tu cita online en Instituto Vila-Rovira y nuestros especialistas examinarán tu caso de primera mano para saber cuál es la causa para hacer frente a la calvicie. Llámanos al 932 417 888.