Síntomas comunes después de un trasplante y evolución de un injerto capilar.

Hola a todos! 

Hoy quiero hablaros de un término poco conocido, se trata del shock loss, también llamado «efluvio post-quirúrgico».

Suele ser muy normal que poco tiempo después de un trasplante capilar FUE los folículos injertados arrojen o expulsen el pelo. Es decir, el efluvio post-quirúrgico o shock loss no es más que la pérdida del cabello en el área injertada, o zona receptora o incluso en áreas cercanas y se produce después de un procedimiento de trasplante capilar. Afortunadamente, este tipo de pérdida de cabello es casi siempre temporal y suele ocurrir por el trauma que recibe el cuero cabelludo del paciente durante la cirugía, de ahí la palabra «Shock» .  

Suele ocurrir concretamente entre la segunda y sexta semana después de la operación.
Cómo os decía, ésto afecta principalmente a los cabellos trasplantados, pero también puede afectar al cabello existente. Pero repito, esta pérdida de cabello es completamente normal! y la evolución del  injerto capilar puede terminar con unos magníficos resultados.

Al ser una pérdida temporal, lo que se pierde es el pelo, pero nunca  la raíz. Por tanto, podéis estar tranquilos, ya que el cabello volverá a crecer con fuerza a medida que avancen las semanas posteriores a la operación.

Se estima que en el 98% de los posoperatorios tras una intervención de trasplante capilar se produce este síntoma.

Si hablamos de números, se podría decir que el ‘Shock loss’ puede afectar a un 70% de la superficie capilar, aproximadamente.

Espero haberos tranquilizado a muchos, pero tras una intervención de trasplante capilar también existe un pequeño proceso de recuperación que debéis seguir con gran minuciosidad.

Es importante que sigáis nuestras instrucciones para que la eficacia de la operación sea mayor. En primer lugar debéis saber que pueden formarse algunas costras en el cuero cabelludo, tanto en la zona receptora de pelo como en la zona donante del mismo. Pero tanto las costras como los pellejos sobrantes desaparecen aproximadamente una semana después de la operación. En el caso de que se haya aplicado anestesia local puede producirse un ligero hinchazón que desaparece unas 72 horas después de la intervención. Durante el proceso de recuperación también debéis evitar los golpes y cualquier tipo de roce en el cabello. En muchas ocasiones se recomienda dormir en posiciones incómodas, incluso sentado.

Yo recomiendo según el caso, incluir curas con suero salino o la toma de medicamentos para proporcionar al cuerpo los oligoelementos necesarios para el crecimiento fuerte y saludable del cabello. También puede ser bueno la aplicación de plasma rico en plaquetas o PRP del que ya os he hablado en más posts, y que como sabéis favorece la regeneración celular.

Hasta el próximo post y gracias a todos!
932 417 888