Prevenir y frenar definitivamente la alopecia androgénica, tanto en hombre como en mujeres, es el objetivo de la Unidad de Trasplante de Pelo de la Clínica del Instituto Vila-Rovira. Para ello cuentan con un completo protocolo trifásico anti-calvicie, orientado a regenerar, reponer y fortalecer el cabello de la cabeza, y que incluye la terapia de microinjerto autólogo cutáneo, el trasplante mediante la técnica FUE y una bioestimulación capilar final.

Con más de 5.000 cirugías capilares practicadas en la clínica del doctor Vila-Rovira en Madrid, implementa las técnicas más avanzadas para combatir la calvicie. Para tratar una alopecia androgénica, forma más habitual que corresponde al 95% de los casos, ha desarrollado un completo protocolo trifásico que asegura el más alto grado de efectividad: REGENERA+CIRUGIA+PRP

  1. Microinjerto cutáneo Regenera Activa

    Realizado un mes antes del trasplante y en una sola sesión, no es compatible con todo tipo de pacientes, ya que deben tener un estado óptimo de salud y ausencia de estrés, lo que será valorado por el especialista. Primero se obtienen muestras de tejido no afectado por la alopecia que contengan folículos pilosos, y se procesan de disgregar el tejido y filtrar de las células progenitoras del estroma. Se obtiene una suspensión de estas células con factores de crecimiento propios de la zona donante no afectada, capaces de regenerar los tejidos afectados. Este proceso logra una significativa reparación de la zona, ya que reduce la caída y mejora la densidad capilar, no por aparición de cabellos nuevos, sino por aumento de grosor y longitud de los existentes.

 

Protocolo trifásico anti-alopecia, la solución definitiva de la Clínica del Instituto Vila-Rovira

 

  1. Trasplante FUE (Follicular Unit Extraction).

    Conocida como “sin cicatrices”, es el método más avanzado, y el que ofrece mejores resultados. Se trata de extraer folículos –cada uno tiene entre 1 y 4 pelos– de una zona donante no afectada, e injertar el folículo completo en las zonas con calvicie. Las ventajas de este tratamiento es que el pelo trasplantado nunca se cae, por lo que es una técnica perfecta para tapar cicatrices o repoblar otras partes del cuerpo, como cejas, pestañas, barba, bigote, etc. La intervención se puede realizar a partir de los 18 años, y en todo tipo de cabellos, obteniendo resultados muy naturales y definitivos. Realizado en una o dos sesiones, dependiendo de la superficie a cubrir, se trasplantan entre 3.000 y 6.000 unidades foliculares, es decir entre7.200 y 14.400 pelos.

  2. Bioestimulación capilar

    Tras la cicatrización del trasplante, durante los nueves meses siguientes se prescriben tres sesiones (tres, seis y nueve meses) de PRP. Consiste en la aplicación en la zona del propio plasma enriquecido del paciente, con factores de crecimiento y fibroblastos para estimular la creación de colágeno y la regeneración tisular, gracias a una mejora de la capilarización sanguínea. 100% natural y sin efectos secundarios, es un complemento perfecto para afianzar una cirugía capilar, ya que mejora la densidad y afianza el crecimiento. En algunos casos, y siempre bajo prescripción médica, esta fase se acompaña de la aplicación tópica de cosmética como el Minoxidil y otros medicamentos por vía oral, que actúan favoreciendo la irrigación del cuero cabelludo, aumentando el aporte de sangre a los folículos pilosos.

 

Duración del tratamiento completo 10 meses

Clínica del Instituto Vila-Rovira. Tel. 932 417 888.