Cada vez existe una mayor preocupación por la calvicie, especialmente sobre aquellas personas a las que les pilla en edad temprana. La alarma salta cuando notamos frente al espejo que antes teníamos mayor densidad de pelo, o que hemos dejado muchos de ellos sobre la almohada o en la ducha. ¿Son los primeros síntomas de alopecia? En realidad, ¿cuándo deberíamos preocuparnos de verdad por la calvicie?

En primer lugar hay que despreocuparse si vemos restos de cabello por nuestra habitación o en el baño. La pérdida de pelo es una circunstancia totalmente natural, puesto que se nos caen 100 cabellos diarios. Y mientras unos caen otros vuelven a crecer, sólo que este crecimiento no es un proceso tan visible como verlos caídos por casa. Otra cosa es cuando el balance entre el pelo que nace y el pelo que se pierde no esté equilibrado. A partir de entonces es cuando hablaremos de los primeros síntomas de alopecia.

En el caso que vamos a plantear en este artículo haremos referencia a la alopecia androgénica, ya que la alopecia areata, difusa y cicatrizal tienen un desarrollo distinto, más notable y por otras causas como enfermedades. La alopecia androgénica o común se debe a nuestro código genético, y detectarla es más complicado. Y es que según avanza el tiempo los folículos pilosos pierden fuerza y el cabello deja de crecer. Otros primeros síntomas de la alopecia son el exceso de caspa, la seborrea u otras molestias en el cuero cabelludo.

Síntomas en hombres.

La alopecia tiene un comportamiento diferente según el sexo de cada persona. En el caso de los hombres es mucho más visible y su porcentaje es mayor. De hecho 9 de cada 10 hombres sufren de calvicie. Algunos de ellos empezarán a notar los primeros síntomas de alopecia alrededor de los 20 años, cuando les aparezca el llamado ‘pico de Drácula’ o ‘pico de viuda’. Nos referimos a las entradas, que según el caso de cada uno puede ser pronunciada o incluso detener su avance.

Otra de las pistas que nos conducen a detectar la alopecia es la coronilla, aunque la pérdida de pelo aquí suele ser más progresiva y rara vez se detiene. Por otro lado, si notamos un retraso en el nacimiento del pelo encima de la frente, es que estamos ante otro de los primeros síntomas de alopecia que además es el más visible.

Síntomas en mujeres.

El patrón femenino es bastante diferente con respecto a la pérdida de pelo en los hombres, afectando a 4 de cada 10 mujeres una vez superados los 40 años. La menopausia es una de las causas más habituales de la calvicie femenina, ya que el cambio hormonal incide en la caída del cabello. También lo es el embarazo, aunque en este caso la pérdida de pelo es temporal. Los primeros síntomas de alopecia en ellas se manifestarán fundamentalmente en la parte central del cráneo, donde el pelo comienza a perder densidad y deja ver el cuero cabelludo.

No te quedes con dudas.

En cualquiera de los casos, si tienes dudas de que tu pérdida de pelo pueda relacionarse con los primeros síntomas de alopecia, te recomendamos estudiar tu imagen. Sácate fotos del estado de tu pelo cada tres meses y compáralas. Si sigues en duda, también puedes realizar el test del pelo de la Clínica del Instituto Vila-Rovira. Te enviaremos los resultados en pocos días para saber si realmente se trata de un problema de calvicie. Sólo tienes que clicar en este enlace: test capilar.

Ten en cuenta que quizás tu pérdida de pelo no tenga que deberse a factores hereditarios. También puede influir el estrés, una mala alimentación, falta de descanso, ciertos medicamentos o determinadas enfermedades. La respuesta definitiva la encontrarás en nuestra clínica capilar. Sólo la observación directa de nuestros especialistas podrá indicarte con mayores garantías qué es lo que te ocurre. Cuentas con la primera visita gratuita llamando al 932 417 888 o pidiendo tu cita online en Instituto Vila-Rovira.