La respuesta es si. La alopecia o perdida de pelo puede producirse por diferentes factores y causas. Puede ser provocada por causa androgenética, alopecia areata, efluvio o caída estacional o diversos factores como sustancias químicas o fármacos, desnutrición, trastornos hormonales y trastornos metabólicos, entre otros.

Centrándonos en la alopecia inducida por sustancias químicas, observamos que muchos fármacos pueden interferir en el ciclo folicular y provocar caída del cabello. Esta caída suele presentar un patrón difuso, es decir, la pérdida del cabello suele ser uniforme en la región central, parietal y occipital de la cabeza. Generalmente, este tipo de alopecia suele ser reversible al retirar el fármaco. La intensidad y gravedad va a depender del tipo de sustancia química que se trate.

Los fármacos pueden interferir en el ciclo folicular de dos formas distintas. En primer lugar, cuando alteran al folículo en la fase Anágena o de crecimiento, cesando su actividad mitótica de las células de la matriz, parando bruscamente su formación (efluvio anagénico). El otro mecanismo es cuando el fármaco actúa induciendo prematuramente que el folículo en crecimiento pase a la fase de reposo (efluvio telogénico).

  • Efluvio anagénico: Suele cursar como una caída de cabello repentina al alterar la fase anágena del folículo. Es muy frecuente en tratamientos antineoplásicos citotóxicos y radioterapia. Suele apreciarse entre la primera y la tercera semanas tras comenzar el tratamiento, afectando a la mayor parte del cuero cabelludo de forma agresiva e intensa. En la mayoría de los casos suele ser reversible, tras la suspensión del agente causante y ha de pasar mucho tiempo hasta que el cabello vuelva a crecer.
  • Efluvio telogénico: Se produce al interrumpir el ciclo del pelo provocando que el pelo que se encuentra en fase anágena (90% del cabello) entre rápidamente en fase telógena. Hay una gran cantidad de medicamentos que pueden producir este tipo de efluvio. Como consecuencia, comienza a aparecer una pérdida del pelo difusa por todo el cuero cabelludo. Este tipo de caída del cabello suele comenzar entre 2 y 4 meses después de la administración del fármaco responsable y suele cursar como una caída lenta y paulatina que puede llegar a cronificarse.

En la siguiente tabla podemos observar los fármacos más comunes que pueden inducir caída del cabello tanto causada por efluvio anagénico como telogénico.

FÁRMACOS QUE INDUCEN EFLUVIO ANAGÉNICO

  • Antineoplásicos:

(Antraciclinas (Dexorubicina, Daunorubicina),  Bleomicina,   Clorambucil,   Fluorouracilo,   Hidroxiurea,   Metotrexato,   Vinblastina,   Vincristina)

  • Colchicina (valproato sódico)

FÁRMACOS QUE PUEDEN INDUCIR EFLUVIO TELOGÉNICO

Albendazol,  Indometacina,  Alopurinol,  Interferones,  Amiodarona,  Isoniacida,  Andrógenos,  Levodopa, Anfetaminas,  Sales de Litio,  Anticoagulantes(Heparina, Curaminas, Dextrano),  Mexalazina,  Anticonceptivos orales,  Tratamiento hormonal sustitutivo,  Anabolizantes esteroideos,  Metildopa,  Butirofenonas,  Metisergida,  Bromocriptina,  Metarpodol,  Captopril,  Nadolol, Carbamazepina,  Ácido Nicotínico,  Carbimazol,  Nitrofurantoína,  Cimetidina,  Ranitidina,  Famotidina,  Sales de Oro,  Clofibrato,  Gemfibrocilo, Trimetadiona,  Penicilamina,  Clomifeno,  Bromuro de Piridostigmina,  Cloroquina,  Piroxicam,  Danazol,  Atenolol,   Propranolol,  Enalaprilo, Retinoides,  Estanozolol,  Sulfasalazina,  Etambutol,  Tamoxifeno,  Fenofibrato,  Terfenadina, Fluoxetina,  Tianfenicol,  Gentamicina,  Tioracilo, Ibuprofeno,  Naproxeno,  Metotrexato,  Ácido Valproico,  Amitriptilina,  Clorhidrato de sertralina,  Fluoxetina,  Haloperidol,  Imipramina, Nortriptilina,  Paroxetina.