La pérdida de pelo es una situación que afecta tanto a hombres como a mujeres, pese a que en este último caso la alopecia no esté tan extendida como en el género masculino. Una de cada tres mujeres sufrirá algún grado de calvicie en algún momento de sus vidas. Ante la consciencia de este problema, se elaboró una escala de medición por la cual se puede determinar el nivel de afección de la alopecia femenina y poder establecer categoría y niveles para actuar contra ella. Nos referimos a la Escala Ludwig.

Los orígenes de esta medición se remontan al año 1977, momento en el cual el doctor Erich Ludwig percibe un constante crecimiento en los diagnósticos de pérdida de pelo en mujeres. Por este motivo el doctor crea dicha escala para evaluar el nivel de desarrollo de la calvicie femenina. Ludwig se inspira en los estudios que los doctores Hamilton y Norwood hicieron poco antes sobre la alopecia masculina, teniendo muy presente que su comportamiento es distinto al de las mujeres.

Diferencias con la calvicie masculina.

La calvicie en mujeres comparte ciertos orígenes con la pérdida de pelo masculina. Sin embargo en el patrón femenino intervienen otras hormonas y enzimas. Además, lo que la Escala Ludwig estudia es la alopecia androgénica, aquella en la que están implicados los factores genéticos. Por lo tanto, otros tipos de alopecia como la alopecia areata no pueden ser valorados según esta herramienta de medición.

La calvicie femenina se caracteriza por el proceso de miniturización de los folículos pilosebáceos, de forma que el ciclo del cabello comienza a cambiar y el pelo se vuelve más fino, débil y claro en la parte central del cráneo, perdiendo densidad. A diferencia de los hombres, la alopecia femenina es más difusa pero conservando la primera línea frontal.

Frente a la alopecia masculina, la caída del cabello en mujeres llegaría a edad más avanzada y tendría un desarrollo más lento. La menopausia y la variación hormonal consecuente es el motivo habitual de la alopecia femenina. Sin embargo puede deberse también a otras razones como el estrés, ciertos medicamentos o las enfermedades autoinmunes.

Grados en la Escala Ludwig.

La escala Ludwig de alopecia femenina.

El doctor Ludwig clasificó la alopecia androgénica en mujeres en tres niveles, según el grado de densidad del pelo femenino:

Grado 1

La Escala Ludwig observa una ligera caída del cabello, un debilitamiento del mismo que hace que el pelo se vuelva más fino. Nuestra recomendación en este estadio es la de proceder a un tratamiento tópico como el minoxidil o someterse a la técnica PRP (Plasma Rico en Plaquetas), REGENERA si es compatible, todos ellos tratamientos que realizamos con un alto grado de experiencia en la Clínica del Instituto Vila-Rovira.

Grado 2

A diferencia del nivel anterior en la Escala Ludwig sobre alopecia femenina, el volumen capilar disminuye considerablemente. Se va a notar sobre todo en la línea media o raya del pelo. Además de las soluciones que planteamos para el grado 1, también podría procederse a un tratamiento de injerto de pelo para atajar este problema, idealmente con la técnica FUE, a  la fase de cirugía se le haría previamente un tratamiento y posteriormente también para recuperar el pelo deteriorado pero todavía vivo.

Grado 3

Nos encontramos al nivel máximo de la Escala Lugwig, el cual es menos frecuente. La calvicie femenina es bastante notoria y es que en la franja central deja de tener cabello o queda una cantidad tan pequeña que permite ver el cuero cabelludo sin ninguna dificultad. En este caso es recomendable acudir a nuestra clínica capilar y ponerse en manos de nuestros médicos cirujanos, quienes aportarán soluciones definitivas al problema.

¿Cuál es tugrado?

Si deseas un análisis más exhaustivo visítanos en la calle Castelló, 41. Disfruta de tu primera consulta gratuita y llámanos al 932 417 888 o bien pide tu cita online en vilarovira.com.