La cauterización del cabello es un tratamiento que consiste en la aplicación de queratina para sellar la cutícula de la fibra capilar cuando está dañada y, de esta forma, eliminar la sequedad y el encrespamiento.

El pelo está compuesto de tres partes distintas: la médula, el córtex y la cutícula. La cutícula es la parte más externa y dura de las tres, y su función es la de proteger al córtex y a la médula que son las partes internas. La cutícula es una capa transparente, a la que algunos llaman “la piel del pelo” porque cumple con una función similar a la de la piel del cuerpo. Está formada por una fina capa de células muertas que se superponen unas a otras de manera parecida a las escamas de un pez o a un tejado de pizarra. Las células al morir se queratinizan, es decir, se vuelven rígidas y duras, lo que permite que la cutícula cumpla con su función de protección.

Los tratamientos agresivos en el cabello provocan que se pierda queratina y, por tanto, que se agriete la cutícula al abrirse la fina estructura de escamas. El pelo se queda seco por deshidratación, sin forma (encrespado) y quebrado especialmente en su punta (puntas abiertas). Este deterioro es debido a que la pérdida de queratina produce dos efectos:

1.- El deterioro visible de la cutícula (encrespamiento).

2.- El funcionamiento deficiente de la médula y el córtex que, al no estar protegidos, no pueden nutrir e hidratar el pelo de forma adecuada, lo que provoca que el pelo pierda tamaño y fuerza (pelo fino y débil).

La cauterización del pelo consiste en sellar el pelo, es decir, en aplicar queratina a ese pelo poroso para que las escamas de la cutícula se vuelvan a cerrar y puedan recuperar su forma y volver a cumplir con su función de protección. Por ese motivo las consecuencias inmediatas son el cerrado de las puntas y la recuperación de la forma y, en un plazo corto de tiempo, la recuperación del brillo en el pelo, de su hidratación, vigor y, en general, de su salud.

El proceso de cauterización del pelo sigue los siguientes pasos:

1.- Comienza con una limpieza profunda cuyo objetivo principal es abrir la cutícula secándola de forma controlada. Es necesario que los canales entre las escamas estén abiertos para que el tratamiento que se aplica a continuación penetre correctamente.

2.- Una vez lavado se retira el exceso de humedad pero sin llegar a secar el cabello del todo. Este secado se suele hacer con una toalla, con secador de mano o con un secador de iones a baja potencia que ayudarán a abrir las escamas.

3.- Con el pelo ligeramente humedecido se aplica la queratina de forma manual y mechón a mechón, hasta cubrir toda la superficie del pelo desde la raíz hasta la punta. Después de aplicarse se deja que penetre durante unos minutos y se cepilla muy suavemente.

4.- La queratina que se ha aplicado de forma uniforme necesita ser sellada mediante calor. A este proceso es al que se llama cauterización del pelo. Para lograrlo se utiliza, en primer lugar, un secador de mano o un secador de iones y, después, se procede a planchar cada mechón para asegurar que el sellado de la queratina es completo.

5.- Por último se pueden aplicar otros tratamientos nutritivos al cabello para potenciar el beneficio de su cauterización.

Las opiniones de las personas que se han aplicado este tratamiento es que notan cómo su cabello recupera el brillo, la suavidad y la soltura. También afirman que es un tratamiento que se debe repetir hasta que el pelo recupere su salud e, incluso, una vez recuperada, debe volver a aplicarse conforme la cutícula se vuelva a agrietar. El peinado y el teñido del pelo implican muchas veces someterlo a tratamientos que deterioran la queratina, también el sol y las altas temperaturas del verano la suelen deteriorar, por tanto se recomienda que se comience con dos cauterizaciones al mes hasta recuperar la salud del pelo y, después ir incrementando el tiempo entre cauterizaciones hasta que transcurra, aproximadamente, un plazo de entre treinta y cuarenta y cinco días.

Las distintas marcas de cosmética ofertan una gama de productos idóneos para el tratamiento de cauterización del pelo. Todos ellos contienen hidroqueratina que es queratina en estado líquido para que pueda ser aplicada en toda la superficie de la cutícula (desde la raíz a la punta), junto a otras sustancias que nutren y favorecen una recuperación más rápida de la salud capilar.