Cura para la alopecia androgénica femenina

La alopecia androgénica femenina que algunas mujeres padecen y que en muchas ocasiones se le llama calvicie hereditaria, puede ser controlada por distintos tratamientos específicos que reducen la velocidad y la intensidad de la caída del pelo, y que también pueden llegar a regenerarlo.

Tratamientos para curar la alopecia

Tenemos múltiples soluciones para la alopecia en nuestra clínica y puedes pedir cita con uno de nuestros médicos profesionales con años de experiencia que te pueden dar consejos, asesorar y guiar en el tratamiento más eficaz según sea el diagnóstico.

Tipos de alopecia androgénica

Para conocer si tienes alopecia androgénica es imprescindible un adecuado diagnóstico que permita conocer las causas de la alopecia femenina. Existen distintos tipos de alopecia en las mujeres y suelen clasificarse en dos grupos: las alopecias cicatriciales y las alopecias no cicatriciales. La diferencia entre un grupo y otro de alopecia en mujeres, a la hora de tratarlas, es que en las no cicatriciales se puede revitalizar el folículo piloso y en las cicatriciales no es posible recuperarlo, como es el caso de la alopecia femenina frontal. De forma que las no cicatriciales son reversibles a través de un tratamiento adecuado. Dentro de este grupo de alopecias no cicatriciales y, por tanto, potencialmente reversibles, se encuentra la alopecia androgénica.

La calvicie hereditaria, causas y posible cura

Esta alopecia, también conocida como calvicie hereditaria, la provocan dos tipos de factores: los genéticos y los hormonales. A día de hoy se desconocen el conjunto de genes dominantes que la provocan, en cambio, sí se sabe que es la hidrotestosterona, una hormona masculina, la que actúa sobre los folículos pilosos haciendo que se atrofien hasta dejar de ser funcionales.

Por tanto la respuesta a la pregunta: ¿la alopecia androgénica tiene cura en las mujeres? debe ser afirmativa, sin olvidar que cada paciente aporta unas circunstancias físicas y sicológicas específicas que pueden afectar a la eficacia de los distintos tratamientos para evitar la excesiva caída del pelo de la cabeza y que eviten una calvicie repentina y continuada.

Una vez conocido el diagnóstico será un médico especializado el que recomendará un tratamiento concreto en función de las circunstancias de cada paciente. Las soluciones para la alopecia femenina son tratamientos anticaída, concretamente: el minoxidil, la nutrición capilar, la bioestimulación capilar, las infiltraciones, la cosmética capilar, la carboxiterapia y la regeneración activa a través de microinjertos.

El minoxidil es una sustancia que se aplica en forma de loción sobre el pelo y que favorece la irrigación sanguínea del cuero cabelludo aumentando el grosor y el vigor del pelo, y evitando la caída.

La nutrición capilar es un tratamiento vitamínico por vía oral en el que se aportan oligoelementos y aminoácidos específicos para el crecimiento y el fortalecimiento del pelo que también repercute en su densidad y en su brillo.

nutricion capilar

La bioestimulación capilar a través de plasma enriquecido con plaquetas consiste en la aplicación de ese plasma en las zonas del cuero cabelludo más afectadas por la alopecia. El plasma tiene factores de crecimiento y fibroblastos que favorecen la creación de colágeno y la regeneración tisular gracias a una mejora de la capilarización sanguínea.

Las infiltraciones capilar de sustancias homeomesoterápicas a través de microinyecciones intradérmicas en las zonas que quiere tratar el paciente, mejoran la circulación sanguínea, la alimentación del cuero cabelludo, la revitalización de los folículos pilosos y el aumento del grosor y el volumen del cabello.

La Carboxiterapia es un tratamiento que busca incrementar el crecimiento del pelo a través de estimular la circulación sanguínea y la oxigenación del cabello, mediante infiltraciones subcutáneas de dióxido de carbono.

La regeneración activa a través de microinjertos, en la que el paciente es el donante y el receptor de los microinjertos capilares autólogos procesados, logra reparar la mayor parte de cabellos débiles y miniaturizados provocando que se incremente la densidad de pelo en la zona afectada.

Cuidarse frente a la caida del pelo, factores no hormonales

Es importante entender que la alopecia androgénica femenina o calvicie hereditaria, es potenciada por otra serie de factores que al sumarse a la predisposición genética y al factor hormonal hacen que la caída del pelo sea más acentuada. Estos factores no genéticos ni hormonales suelen ser de dos tipos: de salud e higiene, y sicológicos. Los relacionados con la salud y la higiene son el tabaquismo, el alcohol, el sedentarismo, la deshidratación, el insomnio, una alimentación con carencias de omega 3, omega 6, vitaminas B5, E y H, hierro y zinc, y una higiene inadecuada cuando se utilizan productos cosméticos excesivamente agresivos. El factor psicológico más usual que provoca caídas de pelo en nuestra sociedad es el exceso de estrés laboral o personal. Se puede considerar tratamiento natural de la alopecia femenina, por tanto, a todos aquellos que buscan una adecuada higiene, el cuidado de la salud general y de la alimentación, y la disminución del estrés del paciente.