Cuando oímos hablar de injerto capilar en el pubis nos podría sonar a risa, o al menos un tanto curioso. Lo cierto es que es un tratamiento novedoso que cada vez más tiene mayor demanda, de forma que se está poniendo de moda incluso entre las celebrities femeninas. Pero el trasplante de pelo púbico no es sólo cuestión de imagen por su componente sexual, sino también de salud. El tratamiento en nuestra clínica capilar es sencillo y apenas requeriría de cuidados posteriores.

¿Por qué implantar vello púbico?

Las pacientes acuden a la clínica capilar solicitando un implante de vello púbico porque por lo general no se sienten cómodas. Han perdido pelo en esta zona por distintas razones. Por un lado, por problemas de alopecia, ya que no sólo es posible únicamente en nuestro cuero cabelludo; por otro, el envejecimiento. Tampoco hay que obviar ciertas enfermedades y tratamientos médicos que afectan al crecimiento del pelo púbico.

Existen cuestiones más concretas que llevan a muchas personas a solicitar un injerto de pelo en el pubis. Hay mujeres que han visto cómo la menopausia ha afectado a la densidad capilar en sus zonas íntimas. Pero también puede ser debido a una depilación excesiva, que ha provocado que no crezca más pelo en el pubis. En otros casos, algunas mujeres acuden a la clínica capilar buscando disimular la cicatriz que un parto de cesárea les ha dejado.

Sin embargo cabría tener en cuenta que los especialistas médicos piensan que el vello púbico cumple con una función importante en nuestras zonas íntimas. Al tratarse de una parte íntima de nuestro cuerpo, este lo protege de forma que además ayuda a evitar el contagio de enfermedades transmitidas sexualmente. Un injerto capilar en la zona púbica podríamos considerarlo, más que un tratamiento estético, una cuestión de salud.

Cómo es el implante de vello púbico.

Las características del vello púbico son muy concretas. Por esta razón, a la hora de practicar un injerto de pelo en el pubis, se toman folículos pilosos de las ingles, de las axilas o de la parte posterior de la nuca, donde también la fase de crecimiento del pelo es más corta. En cualquier caso, como en un trasplante de pelo en la cabeza, se tomará cabello del propio paciente.

El tratamiento se podría realizar mediante la técnica FUE (extracción individual de folículos) en el mismo día y podría prolongarse en pocas horas. Para ello se aplicaría anestesia local en la zona púbica para que el paciente no sienta molestias, ya que estamos hablando de una parte muy sensible de nuestro cuerpo. En efecto, el implante de vello púbico es un proceso sencillo que apenas deja secuelas.

Resultados satisfactorios.

Es cierto que se formarían pequeñas costras debido a las imperceptibles heridas a lo largo de la intervención, pero éstas se desprenderían dos semanas después. Es fundamental que la paciente tenga un cuidado especial durante la semana posterior al tratamiento de trasplante capilar en el pubis. De no mantener una higiene íntima regular podrían caerse los implantes. Por lo demás, la paciente podrá volver a su vida rutinaria pasados dos días.

El vello púbico trasplantado es definitivo y no volvería a caerse. No obstante la paciente debería tener paciencia ya que éste tarda en volver a crecer entre 8 y 12 semanas. La espera le merecerá la pena, ya que está comprobado que el tratamiento de implante de vello público es totalmente satisfactorio, devolviendo a la paciente la densidad juvenil del pubis.

Dónde obtener el tratamiento.

En la Clínica del Instituto Vila-Rovira realizamos el tratamiento de implante de vello púbico, con resultados altamente satisfactorios.