La industria cosmética ha avanzado a pasos agigantados, ofreciendo nuevos productos de colores y olores sugerentes. Pero también es cierto que muchos de ellos siguen empleando ingredientes tóxicos para el cabello. No debemos dejarnos engañar por la prometida suavidad. Un buen consejo es leer bien la etiqueta donde detalla sus componentes. Si entre ellos se encuentra alguno de estos que te señalamos, mejor deja el producto en el estante.

Los componentes tóxicos más habituales.

A continuación vamos a indicarte los ingredientes tóxicos para el cabello más comunes. No son nombres comunes y alquno de ellos difícil de retener, pero es aconsejable quedarse con sus nombres para evitar problemas capilares.

Aceite mineral

Ciertas pomadas y grasas suelen llevar este componente. Parecerá inocuo pero está elaborado a base de petróleo crudo. Su uso impide que los aceites naturales sean absorbidos por el cabello y que este pueda oxigenarse.

Aminometil propanol

Suele estar presente en tintes y alisadores para el pelo con el fin de ajustar el pH. Si contiene más del 2% puede volverse nocivo, y si supera el 12% se convierte en un ingrediente potencialmente cancerígeno.

Cloruro de sodio

La base química de la conocida “sal de mesa”, es empleada como espesante de champús. Su resultado sobre nuestro cabello es que nos lo deja seco, produce picor y puede conducir incluso a la calvicie.

Colorantes

Como hemos señalado, hay productos que consiguen un atractivo mayor gracias a su color sugerente con personalidad o por distinto. Los podemos identificar en la etiqueta con la fórmula “FD&C” o “D&C”, seguido de un número y color. Estos pigmentos artificiales lo que consiguen es irritarnos el cuero cabelludo.

Dietanolamina (DEA), monoetanolamina (MEA) y trietanolamina (TEA)

Estos productos químicos son usuales en cremas y champús (especialmente los que hacen más espuma), y lo cierto es que pueden afectar a la queratina de nuestro cabello, dejándolo quebradizo y seco. Es más, no son sólo ingredientes tóxicos para el cabello sino que además pueden provocar cáncer de riñón e hígado.

Lauril sulfato de sodio (SLS)

Es un detergente abrasivo que suele emplearse en champús para aumentar su espuma. Su inconveniente es que despoja al cabello de los aceites esenciales y, de esta forma, este pierde proteínas y se deteriora.

Parabenos

Es uno de los ingredientes tóxicos para el cabello que tratan de mantener el producto activo. Sin embargo estos componentes afectan a nuestro cuero cabelludo de modo que lo irrita e incide en el equilibrio hormonal. Puede provocar la calvicie.

Perfume

Muchos personas aplican fragancias sintéticas directamente sobre el cabello, sin tener en cuenta que un solo perfume puede componerse de 3.000 productos químicos. Esta combinación compleja puede llegar a irritar nuestro cuero cabelludo y provocarnos reacciones alérgicas.

Propilenglicol Glycol

No es más que anticongelante, la misma sustancia que se utiliza para los vehículos. Este ingrediente tóxico para el cabello es muy común en los champús y otros productos ya que evita que se congelen durante su transporte y almacenamiento. Su reacción son la irritación y reacciones alérgicas sobre la piel.

Ponle remedio.

Estos son los principales ingredientes tóxicos para el cabello y que debemos evitar para que nuestro pelo siga creciendo con normalidad. Lo ideal es usar productos naturales como la henna si queremos teñirnos el pelo, así como champús neutros. Aún así si detectas pérdida de pelo, puede ser debido a que no utilizas los productos adecuados. En ese caso acude a la Clínica del Instituto Vila-Rovira. Observaremos directamente tu caso para hallar una solución a tu medida. Pide cita online en Instituto Vila-Rovira o llámanos al 932 417 888 para disfrutar de la primera consulta gratuita.