Una de las mayores preocupaciones del paciente después de someterse al injerto capilar es si se le volverá a caer el pelo.

¿Hay pérdida de pelo después del trasplante capilar? Aunque pueda sonar contradictorio sufrir la pérdida de cabello en una zona trasplantada, no es una pregunta que esté de más. Nuestra primera respuesta es tajante: no habrá caída capilar. Sin embargo hay que tener en cuenta ciertos matices que debes conocer si decides hacerte un implante de pelo.

Cabello sano.

El trasplante capilar es la solución definitiva para repoblar el área afectada por la calvicie. Para ello se toman los folículos pilosos sanos de otras zonas del cuerpo, generalmente la parte posterior o lateral de la cabeza. Una vez extraídas en unidades foliculares (con 1, 2, 3 ó 4 pelos) de la zona donante, pasan a ser trasplantadas a la zona receptora. A partir de entonces volvería a crecer el pelo y de forma vigorosa.

La obtención de folículos pilosos de esas zonas donantes en concreto responde a un motivo. Y es que el pelo que crece en ellas goza de un estado óptimo. Esto es que no están afectados por ningún tipo de calvicie, conservando una información genética saludable. Se injerte donde se injerte, el cabello funcionaría de la misma manera donde lo hacía anteriormente y continuará creciendo durante toda su vida.

Pérdida por envejecimiento.

El pelo implantado funcionaría de un modo normal. Por esta misma razón no estaría exento de sufrir los síntomas del envejecimiento. Lo mismo ocurriría si se hubiese mantenido en la zona donante. Es un proceso natural a partir del cual se podría ir cayendo a lo largo de los años. Sin embargo no hay de qué preocuparse. No es lo mismo la pérdida de pelo por causas de alopecia que por envejecimiento.

El ritmo de pérdida de pelo por envejecimiento es muy inferior si lo comparamos con la calvicie común. Tampoco sería una caída total de cabello sino una simple pérdida de densidad capilar y algo de volumen. Además, en muchos casos esta situación sería imperceptible. El trasplante capilar lo que garantiza, de este modo, es un crecimiento del cabello normal y natural en aquellas zonas que sin esta intervención hubiesen quedado permanentemente calvas.

Pérdida de pelo después del trasplante capilar.

El paciente que se haya sometido al implante capilar, no obstante, podría preocuparse al ver cómo vuelve a perder pelo al poco de realizarse la intervención. Es otra circunstancia que no debería despertar inquietud. Todo lo contrario. Se trata de una situación normal de transición conocida como ‘efecto shedding’ o ‘shock loss’.

Como os hemos explicado con más detalle en este artículo anterior, el también denominado ‘efluvio felógeno’ es una consecuencia post-quirúrjica por el que los folículos reciben el estímulo del tratamiento capilar. Estos detienen su funcionamiento temporalmente, para después reiniciarlo con mayor fuerza alrededor del tercer mes tras el injerto capilar.

Consúltanos sin compromiso.

No nos gustaría que te quedases con las dudas. En la Clínica del Instituto Vila-Rovira ofrecemos tu primera visita gratuita para resolver todas tus preguntas acerca de este tema y, por qué no, analizar tu caso y ver de qué forma podemos ayudarte a solucionar tu problema. Pide tu cita online o llama al 932 417 888.