Mucho se habla de los distintos trucos para que nuestro pelo crezca sano y fuerte o, al menos, para detener el proceso de la calvicie. El masaje capilar es una de esas prácticas contra la alopecia cuya efectividad es objeto de polémica. Pero, ¿qué hay de cierto en sus resultados? ¿De qué manera podría funcionar la bioestimulación capilar? ¿Es un método definitivo contra la pérdida de pelo?

Efectos del masaje.

No existen pruebas científicas que demuestren que la bioestimulación capilar detenga la caída del cabello, por lo que masajearse el cuero cabelludo es insuficiente para frenar la calvicie. O al menos por sí solo. Hay una cosa que sí es cierta y es que contribuye al aumento de la irrigación de la sangre. Esto permite que los folículos pilosos se nutran y se oxigenen, de forma que el cabello pueda crecer con más fuerza, brillo y densidad.

El masaje capilar facilita que el sebo y los residuos restantes sobre la superficie del cuero cabelludo se liberen. El resultado es que esta zona de la piel pueda respirar mucho mejor. Pero hay otro beneficio a tener en cuenta. Sabemos que las situaciones de estrés son uno de los desencadenantes de la calvicie. Un masaje capilar nos ayuda a relajarnos y que el estrés disminuya, proporcionándonos vitalidad no sólo en nuestra piel sino en nuestro cuerpo y ánimo.

Cómo hacer el masaje.

No es necesario recurrir a un masajista profesional para la bioestimulación capilar. Nosotros mismos desde casa podemos aplicarnos este método. Además si lo hacemos con algún producto tópico, tales como aceites esenciales, será mucho mejor puesto que proporcionarían vitaminas y minerales al cabello. Estos tratamientos capilares incluso contribuirían a la relajación de nuestro cuerpo.

Hay varias formas de masajear la cabeza. Pero primero debemos empezar por descansar nuestro cuerpo, bien sea en la propia ducha o bien sentados en una silla, con el cuerpo firme y recto. Veamos los modos de bioestimulación capilar más habituales:

Masaje de presión. Con las yemas de los dedos bien separadas, o incluso con la mano cerrada, debemos comprimir y presionar la zona capilar con un movimiento rotatorio o de vaivén durante un minuto. Poco a poco vamos repitiendo este paso al resto del cuero cabelludo.

Succión con las palmas de las manos. Colocando una mano sobre la otra, sobre la cabeza, debemos realizar una especie de pellizcos durante treinta segundos en cada zona, de forma que parezca que vayamos a juntar las yemas con las palmas pero sin cerrar la mano del todo.

Frotación a modo de pellizco. Esta forma de bioestimulación capilar es una de las más recurridas. Se trata de colocar las yemas de cada mano en ambos lados de la cabeza y frotarlas suavemente contra el cuero cabelludo, de manera que se acerquen los dedos de una y otra mano, bajando y subiendo durante treinta segundos. También lo podemos hacer de manera rotatoria en una sóla dirección.

Consejos a tener en cuenta.

La realización del masaje capilar no sólo es placentera sino también saludable. Sin embargo no hay que ponerlo en práctica de cualquier manera. Por ejemplo, no debemos emplear las uñas directamente contra la piel ni tampoco, en cualquier caso, sobre zonas inflamadas o con cicatrices o granos. El masaje capilar debemos realizarlo una o dos veces al día y en cualquier momento, no más de tres minutos por sesión.

Aumenta tus resultados.

Como hemos dicho, el masaje capilar no es definitivo contra la pérdida de pelo, ya sea alopecia androgénica, alopecia areata o cualquier otro tipo de calvicie. La bioestimulación capilar es simplemente un complemento pero nunca una solución como lo podrían ser los tratamientos en medicina capilar. La Clínica del Instituto Vila-Rovira dispone de diversos tratamientos como la técnica FUE, el método más avanzado contra la alopecia. Puedes informarte en tu primera consulta llamándonos al 932 417 888 o pide tu cita online en Instituto Vila-Rovira. Te estamos esperando.