Dermatitis en el cuero cabelludo, una afección que afecta a más personas de las que creemos

Es normal que cualquier alteración del cuero cabelludo nos lleve a pensar en la pérdida de pelo como consecuencia. La dermatitis capilar seborreica es uno de esos males. Pueden aparecer costras en la cabeza y un exceso de grasa, haciéndonos pensar que uno de sus efectos inmediatos es la pérdida de pelo y la tan temida calvicie. Antes de preocuparnos en exceso es conveniente conocer un poco más acerca de esta enfermedad capilar y de qué manera podría conducir a la alopecia.

La aparición de dermatitis.

Cuando aparece la dermatitis seborreica, notarás una inflamación unida a una descamación de la piel. Se producen en aquellas zonas donde hay muchas glándulas sebáceas, que son las encargadas de producirnos grasa en la piel. Aparece generalmente detrás de las orejas, en los lados de la nariz, en las cejas, en partes del tórax y en otros pliegues del cuerpo. Otra de las zonas donde se manifiesta esta enfermedad es en el cuero cabelludo.

No debemos considerarnos personas ‘raras’ si sufrimos de dermatitis en el cuero cabelludo. Es cierto que es un problema molesto, que además puede «ensuciar» nuestra imagen, afectando nuestro ánimo. Pero se trata de una enfermedad dermatológica común, más presente en los hombres que en las mujeres, especialmente durante la adolescencia y en recién nacidos.

Desencadenantes de la enfermedad.

La dermatitis en el cuero cabelludo conduce a la temida caspa, que no es más que los restos de esas escamas que se producen en las zonas enrojecidas y que se agarran al tallo piloso. Que nos rasquemos aumentara el nivel de caspa, y sabemos que es difícil atarnos de manos cuando sentimos esos picores propios de la dermatitis seborreica. Otros de sus síntomas es la propia seborrea, que hace que luzcamos un pelo más grasiento.

La sobreproducción de grasa es una de las causantes de la dermatitis en el cuero cabelludo, junto al hongo llamado Malassezia. Las causas de esta situación pueden ser muy diversas, desde el factor hereditario hasta el estrés. Motivos menos comunes serían la obesidad, fatiga, el clima externo, el uso de productos capilares inadecuados, trastornos dérmicos como el acné…

¿Afecta a la calvicie?

Ante esta desagradable circunstancia es natural preguntarnos si, con el cuero cabelludo afectado por costras y/o enrojecimientos, podría provocarnos la caída del cabello. En realidad, no. O al menos no tiene una relación directa con la calvicie. Y es que el folículo piloso no se ve directamente afectado por esta afección por muy crónica que sea.

Sin embargo, sí que existen posibilidades de que la dermatitis en el cuero cabelludo  perjudique en cierta medida el crecimiento del cabello. El folículo piloso, al encontrarse cerca de las zonas afectadas, corre el riesgo de debilitarse. La raíz capilar necesitara de células sanas, que en un entorno enfermo, no va a poder encontrar. Lo que esto hace esto es provocar una alopecia difusa, perdiéndose densidad en el cabello. No obstante va a ser una circunstancia temporal ya que la caída del pelo no es permanente.

Recomendaciones.

Para evitar cualquier posibilidad de alopecia y mantener nuestro cuero cabelludo lo más sano y cuidado posible, debemos procurar unas pautas de higiene que pasan fundamentalmente por el uso de champús y otros productos capilares indicados por tu médico. También es aconsejable cuidarse del clima intenso, sea del frío o del sol, además de evitar en la medida de lo posible una sudoración intensa.

Averigua tu patología.

 Hazte nuestro test de pelo

En cualquier caso, la dermatitis en el cuero cabelludo debe de estar supervisada por tu médico especialista. Si notas una pérdida de pelo importante es posible que exista otra patología paralela que lo produzca. En la Clínica del Instituto Vila-Rovira cuentas con tu primera consulta gratuita para que supervisemos tu caso y te hagamos un diagnóstico diferencial. A partil de este análisis podemos dar un paso más con un tratamiento capilar que acabe con tu problema de calvicie. Llámanos al 932 417 888 o pide tu cita online en nuestra clínica o aquí.