Muchos son los que se preguntan a qué se debe la caída del cabello y qué es lo que podemos hacer para evitarlo. Sin embargo, en ocasiones, existen factores que se escapan de nuestro control.

Precisamente una de las principales causas de la calvicie son los cambios hormonales de nuestro cuerpo, ligada a la alopecia androgénica o alopecia común, que es la hereditaria con un componente principal genético.

El desequilibrio de las hormonas no incide por igual en hombres y mujeres.

En nuestra clínica, hemos estudiado e identificado cómo son las reacciones y de qué manera podemos hacer frente a la pérdida de pelo que causa.

Las hormonas determinan el funcionamiento de nuestro cuerpo, ya que su papel es el de regular una gran cantidad de sistemas y órganos. A su vez, existe una amplia variedad de hormonas que hacen funcionar nuestro organismo. Entre ellas, la testosterona y los estrógenos tienen una incidencia directa en el desarrollo capilar.

Cambios hormonales en los hombres.

Los hombres producen una mayor cantidad de testosterona que las mujeres. Esto explica que la calvicie masculina sea más crónica y temprana que la alopecia femenina, una vez se produzcan los cambios hormonales. Y es que la pérdida de pelo se desencadena cuando la testosterona se transforma en dihidrotestosterona o DHT, reduciendo el desarrollo del pelo.

Cambios hormonales en las mujeres.

En el caso de las mujeres, éstas sufren mayores cambios hormonales a lo largo de su vida debido a su naturaleza. Una de esas situaciones está relacionada con los estrógenos y la fase de ovulación (el cabello luce con más brío y volumen ante un repunte hormonal) y con la menstruación (el nivel de estrógenos cae y el pelo se apelmaza).

El embarazo es otra circunstancia que implica cambios hormonales y, por lo tanto, se produce un nuevo desajuste en el ciclo del cabello. Durante la fase de gestación aumentan los niveles hormonales y el pelo se encuentra más fuerte. Sin embargo esta situación se revierte después del parto ante una nueva disminución de las hormonas. Esto puede conducir a la caída del pelo y llegar incluso a la alopecia femenina, especialmente si lo unimos a una situación de estrés postparto, que es otra causa común de calvicie. 

Calvicie por la menopausia.

La perimenopausia y sobre todo la menopausia son fases en el cuerpo de la mujer donde se va a experimentar una importante caída del cabello. Es un momento en sus vidas que no puede evitar, pero sí pasar por él atenuando sus efectos y con la menor cantidad de molestias posibles, si se ponen en práctica los tratamientos más adecuados. Con ellos, se trata de controlar la bajada brusca de sus niveles de estrógenos, mientras que los de testosterona se van a mantener. Es por ello por lo que suele decirse que el perfil de la mujer en esta etapa se “masculiniza”, pues comparte una situación parecida a la calvicie en los hombres pero con sus propios rasgos.

Los cambios hormonales de esta etapa tan determinante en la vida de las mujeres, perjudican la actividad normal de los folículos pilosos, haciendo que se vuelvan frágiles, débiles y terminen por caerse. A pesar de ser una circunstancia normal no tiene por qué afectar a todas las mujeres ni del mismo modo. Como dijimos, los cambios hormonales están asociados a la alopecia androgénica y la pérdida de pelo va a depender mucho del código genético de cada persona.

Otras causas hormonales.

A estos cambios hormonales más habituales debemos sumarle otras circunstancias que pueden provocar la alopecia femenina y el deterioro del ciclo del cabello. Por un lado, el funcionamiento irregular del tiroides también perjudicaría la producción de hormonas, de manera que el crecimiento del pelo se vería detenido o alterado significativamente.

Cierta medicación también incidiría en la alopecia femenina, en cuanto que hay tratamientos que implican cambios hormonales. Por ejemplo, algunas terapias y las píldoras anticonceptivas desnivelan la actividad de las hormonas en el cuerpo de la mujer. También es cierto que existen casos en los que el organismo acaba por adaptarse a dichos tratamientos hormonales y el crecimiento capilar vuelve a su normalidad.

Combate la alopecia.

La caída del pelo puede ser temporal o definitiva, depende del género y de los cambios hormonales que puedan sufrirse. En cualquier caso insistimos que son situaciones que se pueden sobrellevar si confiamos en buenos tratamientos. La Clínica del Instituto del pelo del Dr. Vila-Rovira dispone de técnicas capilares para devolver el volumen y densidad a tu pelo. Tan sólo llámanos al 932 417 888 o pide tu cita online en Instituto Vila-Rovira.