Los países tan industrializados, solemos estar afectados por una dinámica de vida que en muchos casos es poco saludable, el agobio del trabajo, los niños y sus actividades, la vida social, deporte, una dieta no equilibrada…. eso es estrés que implica un desorden psicológico que también va a tener incidencias en nuestro cuerpo. Una de ellas es la pérdida de pelo, desencadenada por la conocida como alopecia emocional o alopecia nerviosa. Aunque es más común de lo que nos imaginamos, no es tan agresiva como lo puede ser la alopecia androgénica y además podemos ponerle una solución más sencilla. Detener la pérdida de pelo por estrés va a depender de que sigamos ciertas pautas.

Cómo se produce.

La alopecia emocional afecta por igual a hombres y mujeres, incluso a adolescentes y niños aunque en menor medida. Y es que todos somos susceptibles de caer en estados de ansiedad, de depresión o de estrés. Sea por trabajo, por problemas familiares o cualquier situación que nos genere tristeza, nuestro organismo responde de forma negativa. Las consecuencias pueden ser tales como la fatiga, defensas bajas, fallos respiratorios o la interferencia en el ciclo del cabello.

El estrés aumenta la producción de una hormona llamada cortisol que ataca a los folículos pilosos, iniciándose así el proceso de efluvio telógeno. Afecta al funcionamiento normal del ciclo del cabello porque obliga a los folículos a permanecer en fase de reposo, deteniendo la fase de crecimiento.

Cómo nos afecta.

A diferencia de la alopecia androgénica y la alopecia areata, la evolución de la alopecia nerviosa se caracteriza por ser gradual y uniforme, aunque durante un espacio en principio más corto de tiempo. Desde que se inicia este proceso hasta que se produzca la pérdida de pelo por estrés pueden pasar tres meses.

Nosotros comenzaremos a notar la alopecia emocional cuando nuestro cuero cabelludo se vuelva más sensible al roce, de manera que simplemente con peinarnos sintamos ciertos dolores o molestias. Los primeros síntomas de la alopecia nerviosa se reflejarán también en la apariencia del cabello, pues perderá brillo y volumen y se volverá más seco y quebradizo. Otra consecuencia capilar del estrés es la aparición repentina de las canas.

Cómo frenarlo.

La alopecia emocional, sin embargo, es temporal como ya hemos apuntado. La duración de la pérdida de pelo por estrés depende de nosotros mismos, ya que deberemos acabar con esa situación emocional adversa. De esta forma la producción de cortisol se reducirá a niveles normales y el ciclo del cabello reanudará su funcionamiento. Un método eficaz para esto es la psicoterapia, que reúne técnicas de relajación, así como ejercicios de respiración. Sabemos que no es fácil relativizar nuestros propios problemas y mantener una actitud positiva en todo momento, pero es importante resolver esos conflictos para cuidar nuestra salud.

Evitar la pérdida de pelo por estrés también es posible si mantenemos una dieta sana y equilibrada, rica en oligoelementos tales como el zinc o el hierro, sin olvidarnos de la vitamina B y aminoácidos que regulen nuestro ciclo del cabello. La hidratación es fundamental, por lo que debemos beber al menos dos litros de agua al día. La medicación con Minoxidil es otra alternativa, que debe ser administrada por tu clínica capilar.

Además de una alimentación saludable, evitaremos la alopecia nerviosa si también procuramos pautas de vida beneficiosas como dormir ocho horas diarias, mantener una paura/rutina en nuestros hábitos y la práctica de ejercicio físico. Si nos cuesta seguir el ritmo de un gimnasio, al menos debemos intentar caminar media hora cada día para contribuir al riego sanguíneo, que depura los folículos pilosos y por tanto detiene la pérdida de pelo por estrés.

¿No desaparece la alopecia nerviosa?

No es complicado luchar contra la alopecia emocional si lidiamos con nuestras circunstancias personales y mantenemos un estilo de vida sano, aunque también debemos buscar la opinión de un experto visitando nuestra clínica de Madrid, porque si la pérdida de pelo se extiende por un largo período de tiempo puede ser debido a otros problemas capilares que deberíamos analizar de primera mano.

En el Instituto Vila-Rovira somos expertos en tratamientos capilares eficaces que devuelven la naturalidad a tu cabello mediante la avanzada tecnología como la que ofrece la técnica FUE en injerto capilar, que trasplanta pelo a pelo. Si necesitas más información, te ofrecemos la primera consulta gratuita. Tan sólo llámanos al 932 417 888 o bien pide tu cita online en Instituto Vila-Rovira.