¿Hay alimentos buenos o malos para el cabello?

¿Qué alimentos son buenos para fortalecer el cabello?

Si alguna vez os habéis preguntado si hay alimentos que fortalecen el pelo, o alimentos que impiden o evitan la caída del cabello, este post os servirá para entender como pueden estar relacionados pelo y alimentos.

No hay específicamente unos alimentos concretos que mejoren la calidad, la densidad o fortalezcan el cabello, pero si una serie de oligoelementos, vitaminas y aminoácidos que deben estar presentes en nuestra dieta, no solo para favorecer el buen estado nuestro pelo, sino necesarios también para el correcto funcionamiento de todo el organismo.

Algunos de los elementos más importantes que deberían estar presentes en nuestra alimentación de forma habitual y que pueden beneficiar a que nuestro cabello goce de salud son:

  • El hierro. Es un oligoelemento mineral esencial para nuestro organismo puesto que es necesario para la síntesis de la hemoglobina y mioglobina. Las anemias por déficit de hierro pueden cursar con efluvios telógenos. El mejor marcador para valorarlo es la ferritina. Son fuente de hierro alimentos como las espinacas, las legumbres secas, la yema de los huevos, el hígado, carnes rojas, ostras, salmón y atún.
  • Aminoácidos azufrados, como:
    • Cistina: es un aminoácido no esencial. Es uno de los principales aminoácidos que forman la alfa queratina, proteína fundamental en el pelo y las uñas.
    • Metionina: es un aminoácido esencial. De importancia en la arquitectura estructural del pelo. Previene del cabello quebradizo.

    Son fuentes de cistina y metionina en la dieta los huevos, la carne, los lácteos y los cereales integrales.

 

  • El Zinc y el Cobre. Son oligoelementos minerales. En estados carenciales de Zinc y cobre pueden producirse efluvios telógenos. El déficit de Zinc se ha visto que puede estar relacionado también con casos de alopecia areata. Una buena fuente de Zinc y cobre son los mariscos y algunos pescados.
  • La Biotina. Es una vitamina hidrosoluble, también llamada vitamina H, B7 o B8. Interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono, grasas, aminoácidos y purinas. Su déficit induce caída del cabello y deterioro de las uñas. No se absorbe a través de la piel. Son fuente de biotina las carnes y sobre todo la yema de huevo. La clara de huevo cruda tiene una proteína que impide la absorción de la biotina, por lo que debe consumirse cocinada.
  • El Silicio. Es un oligoelemento esencial fundamental en la asimilación del calcio, el fósforo, el magnesio y en la síntesis de la vitamina D. Está presente en grandes cantidades en la composición del cabello. Son fuente de silicio la cerveza, la avena, el mijo y las patatas.
  • La Vitamina D. Ayuda al organismo a la absorción del calcio. Nuestro cuerpo la sintetiza de forma natural tras la exposición solar. Anteriormente no se conocía su implicación en la caída del cabello, hasta que recientes estudios han determinado la importancia del receptor de la vitamina D en el ciclo celular.
  • Antioxidantes como:
    • Vitamina C. Presente en la mayoría de las frutas y verduras.
    • Vitamina E. Presente en aceites de girasol, sésamo, oliva y de palma, así como en nueces, avellanas y almendras
    • Selenio. Presente en la mayoría de las verduras, nueces de Brasil y mariscos.

    Son beneficiosos puesto que hoy sabemos que el estrés oxidativo está implicado en la aceleración de la caída del cabello, además de su efecto antiaging.
    En conclusión, es fundamental una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras, huevos, cereales, frutos secos de forma moderada, carnes y pescados, no solo para el buen estado de nuestro cabello sino para una buena salud en general. También es importante la ingesta de agua, en torno a los 2 litros diarios, para una buena hidratación, junto con la práctica habitual de ejercicio para conseguir un estilo de vida saludable.