Inicio-Medicina estética-Mesoterapia antiflacidez

Hemos recopilado una batería de preguntas que nos hacen llegar los pacientes frecuentemente. Las compartimos públicamente con la idea de responder a dudas que quizá tú también tengas.

En esta ocasión nos hemos concentrado en cuestiones relacionadas con el tratamiento de la flacidez con mesoterapia:

¿Hay algún tratamiento para mejorar mi piel, sin llegar a la cirugía?

¿Qué es la mesoterapia?

¿Es un tratamiento facial o corporal?

¿Cuántas sesiones se necesitan?

¿Sentiré dolor o molestias?

¿Cuándo notaré los efectos?

Quiero algún tratamiento para rejuvenecer, pero sin entrar todavía en quirófano… ¿Podéis ayudarme?

A medio camino de los cuidados básicos (los que haces en tu hogar o en cabina de estética, higiene e hidratación) y la cirugía estética, se encuentra la medicina estética.

Esta disciplina aporta soluciones en estos casos (paliativo de los primeros síntomas de la edad, antes de llegar a la cirugía), y también complementa la cirugía estética.

Principalmente, la medicina estética está enfocada en mejorar el aspecto de la piel, con técnicas como la mesoterapia que ayudan a reactivar los procesos propios de una piel joven.

¿Qué es la mesoterapia?

La mesoterapia es un procedimiento médico que consiste en introducir principios activos (vitaminas, minerales y aminoácidos) en la capa de la piel que se encarga de generar el tejido (dermis), en forma de pequeños depósitos (pápulas). Se utiliza para introducir gran variedad de elementos y sustancias: contra el dolor, la celulitis, el acné, etc.

Algunas de estas sustancias ayudan a reactivar los procesos de producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico, encargados de mantener la piel firme e hidratada, que sintetiza naturalmente una piel joven, pero que con los años y de forma progresiva, nuestro cuerpo deja de producir.

Por tanto, es un tratamiento enfocado a proporcionar a la piel los elementos necesarios para combatir los primeros signos de envejecimiento.

¿Es un tratamiento facial o corporal?

La mesoterapia antienvejecimiento se puede realizar en tanto a nivel facial como a nivel corporal. Aporta una mejora visible en las zonas especialmente sensibles a la flacidez: cara, cuello, escote, brazos, muslos, glúteos y zona epigástrica.

Lógicamente, cada paciente, cada zona y cada signo a tratar necesita su «cóctel de vitaminas». Con la combinación adecuada de sustancias, mejoramos el aspecto de la piel, tonificamos y aportamos firmeza para que parezca más joven.

¿Cuántas sesiones se necesitan? ¿Son dolorosas?

La frecuencia de los tratamientos se determina tras una visita con el médico especialista.

Como orientación: generalmente empezamos con varias sesiones seguidas (4-6 sesiones, de forma semanal o quincenal), y después establecemos una fase de mantenimiento en función de las necesidades.

La mesoterapia no es dolorosa. Se efectúa de forma ambulatoria y sin anestesia. Dependiendo de la sensibilidad de la zona a tratar y del tipo de piel, a veces aplicamos algo de frío para «adormecer» la zona y evitar al máximo la aparición de hematomas, que en cualquier caso se resolverían en 48 horas.

¿Cuándo notaré los efectos?

El efecto tensor de los tratamientos antienvejecimiento aplicados con mesoterapia se aprecian a las pocas horas de la primera sesión. Pero para conseguir efectos más completos y duraderos en el tiempo, se necesitan algunas sesiones más, como comentábamos en la pregunta anterior.

Contacto