Inicio-Medicina estética-Radiofrecuencia Thermage contra la flacidez

Qué rápido pasa el invierno. Aún no hemos guardado los esquís en el trastero, y ya estamos organizando los primeros cócteles y barbacoas… Al aire libre… En la piscina… Quitándonos ropa y pasando a conjuntos más ligeritos… Ya mismo estamos estrenando biquini… La verdad es que ya hay ganas de que vuelva el verano. Pero también es un momento temido porque nos damos cuenta de cómo la gravedad y el paso del tiempo no perdonan.

Plantando cara a la gravedad

¿Por qué mi piel ya no se ve tersa y firme?

La tersura, elasticidad y firmeza de la piel están a cargo principalmente de dos moléculas proteícas que encontramos en la dermis, una capa profunda de la piel, aunque no la más profunda. Seguro que te suenan sus nombres: colágeno y elastina.

Cuando estos componentes de la piel van perdiendo su eficacia, se produce la flacidez, uno de los indicadores más evidentes del envejecimiento.

El paso de los años es la primera razón (y la principal) de que las fibras del tejido conjuntivo pierdan eficacia.

Otra motivo que puede acelerar el envejecimiento de estas fibras son los extremos: cambios bruscos de peso continuados, una alimentación inadecuada, el sedentarismo, la exposición excesiva de sol, etc.Y no nos olvidemos de la piel del abdomen, que se estira y se retrae de una forma espectacular durante el embarazo.

¿A qué zonas del cuerpo les afecta más la flacidez?

En realidad, toda nuestra piel está expuesta a la pérdida de firmeza. Pero hay zonas más sensibles y evidentes, ya que soportan la mayoría de los cambios que citábamos anteriomente: rostro y cuello (la piel es más fina y está más expuesta al sol), abdomen (embarazos), y muslos, brazos y glúteos (cambios de peso).

Por eso, suelen ser los focos que más nos preocupan, y también con los que trabajamos más frecuentemente en el Institut Vila-Rovira.

¿Hay algún tratamiento reafirmante que sea eficaz?

Hemos preguntado a la Dra. Lourdes Aloy, de nuestro equipo de Medicina Estética, y nos ha hablado de la Radiofrecuencia Thermage CPT:

“Cuando un paciente me dice que desea mejorar el aspecto y la firmeza de su piel, la radiofrecuencia Thermage es una de mis recomendaciones.

Ésta calienta de forma segura las capas más profundas de la piel, estimulando el colágeno y la elastina obteniendo un aspecto mucho más joven de la piel. Está indicado para reafirmar el rostro, cuello, abdomen, muslos, brazos y glúteos en una sola sesión.

Además, es un tratamiento cuyos efectos se prolongan durante 1 o 2 años, dependiendo del estado de flacidez de cada persona.

Y también puede utilizarse como tratamiento preventivo.”

Éste no es el mismo tratamiento que la radiofrecuencia “tradicional”, la que podrías encontrar en centros de estética, por ejemplo. Con este tratamiento es necesario sólo una sesión. Al momento, la piel ya se ve ligeramente más firme. Pero sus efectos definitivos se consolidan durante las siguientes 8-12 semanas.

Y buenas noticias: no requiere incisiones, inyecciones ni periodo de recuperación. Se realiza de manera ambulatoria y no necesita ningún tipo de anestesia.