Inicio-Medicina estética-Blefaroplastia y «lifting sin cirugía»: efectivos contra las primeras señales de envejecimiento
Blefaroplastia cirugía párpados lifting envejecimiento

Existe una edad en la que tanto hombres como mujeres percibimos que los años pasan inexorablemente y que nuestro rostro lo refleja. En función de la genética, la calidad de la piel, los cuidados aplicados y los hábitos, este momento puede darse más tarde o más temprano, pero a todos nos llega.

En este punto, es natural querer realizar un cambio que nos ayude. Todos queremos que nuestra cara represente la edad que sentimos interiormente. No es que queramos recurrir ya a cirugías globales o invasivas -y probablemente tampoco son necesarias todavía-, sino que tratamos de ayudar a nuestro rostro a reflejar más vitalidad.

Es el momento de pensar en la blefaroplastia (cirugía de los párpados) así como en algunos tratamientos de medicina estética:

Blefaroplastia

No descubrimos nada nuevo cuando decimos que los ojos son el primer foco de preocupación de hombres y mujeres. Es la zona del rostro con la piel más fina y delicada, y por ello el área que antes acusa el paso de los años.

Cuando hay las bolsas de grasa bajo los ojos y los párpados caen, se puede realizar esta intervención que consigue borrar el cansancio de la mirada. La blefaroplastia es una intervención rápida (de unos 30 minutos), que permite retomar la actividad habitual en una semana aproximadamente.

Lifting sin cirugía, tratamientos de medicina estética

Por otra parte, en la actualidad es posible mejorar la imagen estética sin tener que recurrir a la cirugía. A través de diferentes tratamientos médico estéticos es posible conseguir un rejuvenecimiento de la piel y eliminar las primeras arrugas.

Uno de los tratamientos más conocidos y habituales, sin pasar por el quirófano, se basa en la toxina botulínica, más conocido como Botox. Está especialmente indicado para erradicar toda clase de arruguitas del tercio superior del rostro. Elimina las arrugas de la frente, la expresión de «ceño fruncido» y las arruguitas alrededor de los ojos, conocidas como «patas de gallo». El Botox no es un relleno, sino un relajante muscular. Combinado con los rellenos faciales de ácido hialurónico, conseguimos rejuvenecer la frente y la mirada de las personas que desean sentirse más jóvenes de una forma discreta y natural.

El tratamiento con plasma rico en factores de crecimiento es otro de los procedimientos que utilizamos para impulsar el rejuvenecimiento. Por medio de microinyecciones, se potencia y estimula la regeneración de los propios tejidos cutáneos, mejorando la textura y la luminosidad de la piel. Es un tratamiento muy extendido por sus resultados rápidos, que no genera dolor en su aplicación.

En este repaso a los tratamientos médicos que nos permiten conseguir un lifting sin cirugía, no nos olvidamos de la necesidad de combatir la flacidez facial. Para ello, disponemos de varios tratamientos con resultados garantizados. La Radiofrecuencia – Thermacool es un innovador sistema de estiramiento de la piel que puede aplicarse sobre rostro, frente, ojos, labios y líneas de contorno. Con la ventaja de que está destinado a toda clase de pieles.

Los hilos tensores es otro de los procedimientos que utilizamos para combatir la flacidez. Se caracteriza por el efecto lifting que genera sin pasar por quirófano.

Estar a gusto con la belleza propia y con nuestro aspecto tiene un papel relevante en nuestra autoestima. Por ello, es importante mejorar el aspecto físico tan pronto empezamos a sentir que la imagen que nos devuelve el espejo ya no nos define adecuadamente. Además, muchos de estos tratamientos se basan en potenciar la regeneración natural de nuestra piel, mejorando su calidad y ayudándonos a ralentizar el envejecimiento.

Contacto