Cirugía genital femenina

Sin tabúes

genital-femenino

Cada vez es más habitual que las mujeres además de cuidar su aspecto facial y corporal, se preocupen por sus zonas íntimas ya sea por motivos estéticos o para resolver problemas de salud.

Procedimientos de cirugía genital femenina

La cirugía genital se encarga de dar solución a aspectos estéticos y funcionales de los órganos sexuales femeninos.

REDUCCIÓN DE LABIOS MENORES

También conocido como ninfoplastia o labioplastia.

El aspecto y las dimensiones de los labios menores es muy variado, existiendo agrandamientos y diferencias entre ambos que pueden ser congénitas, secundarias a maternidad o por la edad. Los motivos para su remodelación son múltiples: incomodidad al vestir, durante el ejercicio e, incluso, en las relaciones sexuales en casi el 50% de los casos. Las motivaciones estéticas también son importantes.

Los procedimientos más convencionales se limitan a eliminar el exceso, pero no consideran el contorno ni su pigmentación. Nosotros aplicamos técnicas que adaptadas al tipo de excedente individual de los labios menores, preservan su contorno y coloración natural, combinables con la remodelación del capuchón del clítoris y las técnicas que siguen. Suele hacerse de forma ambulatoria bajo anestesia local.

El periodo de convalecencia oscila entre 3 y 5 días. Pueden restablecerse las relaciones hacia las 4 semanas.

Cirugía genital femenina
Cirugía genital femenina

REMODELACIÓN DE LABIOS MAYORES

El exceso de piel y tejido adiposo provoca abultamientos especialmente evidentes al vestir prendas ajustadas, favoreciendo infecciones por microorganismos. Puede desarrollarse con la edad o maternidad, incluso existir desde la infancia.

De forma ambulatoria, restablecemos sus proporciones más adecuadas con los labios menores y ocultamos adecuadamente su cicatriz. Tanto anestesia como convalecencia son similares a la ninfoplastia.

LABIOPLASTIA DE AUMENTO (LABIOS MAYORES)

La pérdida de su plenitud juvenil puede deberse a la edad o a pérdidas de peso, a veces masivas, como sucede después de la cirugía bariátrica.

Su corrección ambulatoria la realizamos mediante relleno de tejido graso tomado de otras localizaciones, con anestesia local y sedación, pudiendo asociar esta intervención a otras técnicas. SE permiten relaciones sexuales en unas 2 semanas.

REDUCCIÓN DEL PUBIS ABULTADO, CON O SIN LIFTING

El engrosamiento del pubis, más visible sobre todo al vestir determinadas prendas ajustadas, puede suceder incluso sin sobrepeso. En ocasiones, es secundaria a una abdominoplastia previa. Esta situación interfiere con las relaciones e incluso en los cuidados de higiene personal. En cualquier caso, produce un aspecto de envejecimiento.

La reducción de su plenitud, de forma ambulatoria bajo sedación con anestesia local, permite en tiempo breve restablecer una morfología más acorde con el aspecto femenino. Cuando además hay exceso de piel y partes blandas se combina con lifting, ocultando las cicatrices en los pliegues más inmediatos.

VAGINOPLASTIA (REJUVENECIMIENTO Y ESTRECHAMIENTO VAGINAL)

Situaciones como la maternidad, el transcurso de los años, la menopausia, ganancia de peso o tos crónica, provocan el progresivo debilitamiento del soporte que disponen los órganos pélvicos, de delante hacia atrás: vejiga, eje útero-vaginal y recto, resultando a veces en pérdida de control urinario. Además, se produce ensanchamiento vagial que repercute negativamente en la intensidad durante las relaciones.

Mediante la vaginoplastia convencional, frente a otras técnicas con resultados menos duraderos, proporcionamos una reducción inmediata de la vagina, se incrementa el tono muscular y podemos restablecer el soporte pelviano. El resultado puede proporcionar mayor fricción durante las relaciones, incrementando la intensidad de las contracciones orgásmicas. Se realiza bajo anestesia de duración breve, en régimen ambulatorio o bien de media estancia.

Cirugía genital femenina
Cirugía genital femenina

HIMENOPLASTIA (RECREACIÓN DE HIMEN)

Es un procedimiento estrictamente confidencial, rápido y ambulatorio, con anestesia local y sedación, para conseguir un nuevo himen.

Podemos realizarlo como técnica única o bien en combinación con los refinamientos de los otros apartados, que fomentan el aspecto juvenil de los genitales externos.

Las relaciones se difieren hasta la cuarta semana.

REDUCCIÓN DE CLÍTORIS AGRANDADO

Se considera que habitualmente su porción visible, o glande, mide entre 4 y 10 mm. Su mayor desarrollo puede ser de origen congénito, como hiperplasia suprarrenal, o deberse a la toma de hormonas esteroideas.

Restablecemos sus dimensiones, respetando su sensibilidad, habitualmente de forma ambulatoria.

READAPTACIÓN DE GENITALES AMBIGUOS

Las anomalías en la diferenciación de los genitales externos en un sentido u otro abarcan un amplio conjunto de alteraciones, entre los que se hallan los estados intersexuales. El tratamiento personalizado permite a estos pacientes armonizar su apariencia externa con su orientación de relación, para evitar situaciones de ambigüedad.

TRATAMIENTO DE AGENESIA VAGINAL

La anomalía infrecuente que es la ausencia de vagina puede afectar a 1 entre 4.000 y 10.000 nacidas. En la actualidad, podemos corregirla mediante varias técnicas de colgajos de vulva y periné, que permiten cierto grado de sensibilidad. Nosotros proponemos las que reducen las secuelas en áreas donantes de tejido.

OTROS TRATAMIENTOS REPARADORES

En situaciones que ocurren como consecuencia de malformaciones congénitas, secuelas de intervenciones previas, por enfermedades tumorales y traumáticas (quemaduras, accidentes, etc.), que provocan bridas o cicatrices en la vulva y limitaciones en la movilidad de los muslos. Realizamos su corrección mediante el desplazamiento de tejidos sanos combinados a veces con injertos.

Cirugía genital femenina

Disfruta de una vida plena sin tabúes

Cirugía genital femenina

Financiamos tu intervención desde 75€/mes

Preguntas Frecuentes

Las modificaciones transitorias, que oscilan entre mayor sensibilidad y la situación contraria (acorchamiento), son habituales después de la mayor parte de las intervenciones, debidas a la inflamación inmediata. Transcurrido el periodo de remisión y en ausencia de complicaciones, se restablece paulatinamente la sensibilidad. Otras alteraciones más duraderas, son infrecuentes.
Esta función es primordialmente respetada.
En la mayoría de las técnicas que remodelan la vulva deben demorarse al menos hasta el transcurso completo de las 4 semanas siguientes.
Depende de los procedimientos empleados, pero al menos se recomienda baja laboral de una semana. En caso de desempeñar actividades con esfuerzo físico especialmente intenso, debe añadirse al menos otra semana.
Depende de cada uno de los problemas a tratar, tanto de su complejidad individual como del conjunto.
Las revisiones iniciales se producen durante las primeras 24-48 horas, impartiendo las recomendaciones para iniciar generalmente el lavado y secado de la región intervenida. Las suturas suelen ser de material reabsorbible aunque se revisan hacia los 8-10 días. Entretanto, se recomienda apósito o vendaje para reducir la inflamación, evitando la actividad deportiva y las relaciones sexuales durante el primer mes.
Consideradas como intervenciones electivas (es decir, acto voluntario resultado de unas deliberaciones al exponer diferentes alternativas), la candidata debe ser realista, mentalmente equilibrada, comprender los diferentes procedimientos con posibles gestos adicionales y respetar el periodo de convalecencia recomendado.

Esta decisión puede complementarse con la participación de una psicóloga experimentada, a la que expresar nuestras expectativas, con el objeto de obtener un asesoramiento objetivo y eficaz, tanto antes como después de los procedimientos realizados. Además, en los casos que lo requieran, también puede solicitarse la opinión del ginecólogo. Lógicamente, cuando existen trastornos glandulares, la consulta endocrinológica es indispensable.

La decisión definitiva del tipo de anestesia corresponde al equipo médico, aunque siempre se consideran las preferencias personales si pueden compatibilizarse con el acto a realizar, ajustando en cada paciente a su necesidad individual.
El tratamiento integral y adecuado de las disforias de género, se halla sometido a protocolos internacionales, que implican períodos de tratamiento preoperatorio, tanto hormonal como psiquiátrico, durante alrededor dos años, como etapa previa a cualquier cirugía definitiva que puede ser irreversible.

MEDICINA ESTÉTICA

Descubre nuestros tratamientos no invasivos

PIDE CITA CON NUESTRO EQUIPO MÉDICO
Y RESUELVE TUS DUDAS


aviso legal y la política de privacidad.
Mantente al día con nuestras novedades y noticias