Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Leg-Lift-1.png

Cirugía genital femenina: más allá de la estética

¿Qué sucede cuando el clítoris tiene unas dimensiones desproporcionadas en el conjunto de los genitales? Su funcionalidad se puede ver alterada e incluso aparecer dolor durante las relaciones sexuales. Para solucionar esta situación es posible recurrir a la clitoriplastia, una cirugía de reducción que elimina el exceso de piel sobrante y mejora la sensibilidad.

El clítoris tiene forma de Y invertida. Su tejido es eréctil, es decir, está compuesto de cuerpos cavernosos que se llenan de sangre con la estimulación. El 90 % de este órganos se halla en el interior del cuerpo y en el exterior solo es visible una pequeña parte, el glande, recubierto con un capuchón. “Puede medir entre 7 y 8 milímetros aproximadamente. Pero, si es mayor de 1 centímetro, lo consideramos una hipertrofia y podemos intervenir para reducir sus dimensiones”, explica Ramón Vila-Rovira, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora y director de la clínica de Barcelona que lleva su nombre.

Un clítoris sobredimensionado en comparación con el resto de la vulva, con un capuchón que presenta un exceso de tejido, puede afectar a su funcionalidad, al existir una hipersensibilidad que puede llegar a molestar durante el sexo. “Además, también puede afectar a las relaciones sexuales en el plano psicológico. El hecho de que presente el aspecto de un pequeño pene, puede provocar complejos y vergüenza en la mujer, afectando a su autoestima”, añade el doctor Vila-Rovira.

Esta situación tiene solución con la clitoriplastia, una cirugía que reduce el clítoris, eliminando el tejido sobrante. Se lleva a cabo con un bisturí frío y eléctrico, en una intervención ambulatoria con anestesia y/o sedación, que no provoca dolor y supone un importante cambio en la calidad de vida de la paciente, al mejorar la funcionalidad y la estética.

La labioplastia ya es la cirugía genital femenina más demandada

La demanda por los diferentes tipos de cirugía genital femenina como es la clitoriplastia toman cada vez más protagonismo. De entre ellos, la labioplastia de reducción es el procedimiento más demandado en las clínicas de estética, para situaciones en las que los labios menores sobresalen de los mayores y esto supone un problema para la paciente.

En la anatomía de la vulva, los labios menores se encuentran habitualmente entre los mayores. Pero esto no siempre sucede así y, en ocasiones, están sobredimensionados. Esta situación puede ser sobrevenida desde la infancia o la adolescencia pero también se produce en la edad adulta, generalmente tras el parto. Son casos en los que los labios menores sobresalen de los mayores y pueden mostrar un aspecto asimétrico.

Esta hipertrofia, a veces, genera problemas estéticos y funcionales: molestias o roces durante el coito, al realizar deporte o rozamientos incómodos con la ropa interior; pero también afectar a la autoestima de la paciente, ocasionando vergüenza de mostrar su anatomía de cara a las relaciones sexuales o a vestir prendas ajustadas, ropa deportiva o bikini.

Para solventar ese desequilibrio en el aspecto de la vulva y reducir el tamaño de los labios menores se puede recurrir a dos técnicas quirúrgicas, bien por láser por bien por bisturí eléctrico, con resultados igualmente positivos. La intervención consigue remodelar el área, reduciendo su tamaño para adquirir una forma más proporcional y simétrica. “Es una operación ambulatoria que se realiza con anestesia local y sedación. Se ponen puntos muy finos, a ser posibles reabsorbibles, para no tener que quitarlos, y que no provoquen dolor. La paciente vuelve a casa el mismo día y el postoperatorio es sencillo. Pueden estar siete días con una incomodidad relativa y se desaconsejan las relaciones sexuales durante tres semanas. Pero el resultado es espectacular”, explica el especialista.

Otras intervenciones en el área genital en las que son especialistas en la clínica Vila-Rovira de Barcelona son, entre otras, la labioplastia de labios menores o la reducción de grasa en el pubis. “Las relaciones de pareja han cambiado mucho, ahora tenemos una vida sexual más activa y esta evolución ha hecho que nos cuidemos más. Unos genitales funcionales y de un aspecto estético nos hacen sentirnos más seguros y cómodos con nuestra imagen”, concluye el doctor.

Una de las principales dudas de las pacientes en cuanto a estas intervenciones son las relativas a una posible pérdida de sensibilidad en la zona genital. Es habitual que aparezcan modificaciones (que pueden ser de mayor o menor sensibilidad) debido a la inflamación que aparece tras la cirugía. Sin embargo, tras el periodo de remisión y en ausencia de complicaciones, la sensibilidad vuelve a normalidad poco a poco, y son muy poco frecuentes que otras situaciones que se prolonguen en el tiempo.

Crecimiento exponencial

La cirugía genital engloba un conjunto de procedimientos que han ido en aumento en los últimos años a nivel mundial. Como muestra, en 2021 se acometieron un total de 171.088 intervenciones de labioplastia en el mundo, lo que supone un crecimiento del 23,3 % en comparación con cuatro años atrás, según la última estadística de la International Society of Aesthetic Plastic Surgery (ISAPS).En el caso concreto de España, igualmente el número de cirugías genitales ha aumentado exponencialmente en un escaso periodo de tiempo, pasando de 975 entre 2013-2014 a 7.200 en 2017-2018, según los datos más recientes, correspondientes al informe sobre La realidad de la cirugía estética en España de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE).

Si te ha gustado ¡Comparte!

Contenido relacionado:

Categorías

Cambia tu aspecto y tu vida

Hay decisiones que cambian la vida, esta es la TUYA

Financiamos tu cambio

Contacta con nosotros y te daremos la información personalizada que necesitas.

Valoramos tu caso

Contacta con nosotros y te daremos la información personalizada que necesitas.